Kate Middleton recibe un regalo por su cumpleaños que no se esperaba de parte de Meghan Markle y el príncipe Harry

Los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex, a finales de 2018.
La duquesa de Cambridge y los duques de Sussex, a finales de 2018.
GTRES

El pasado sábado día 9 fue un día importante para los duques de Cambridge. Era el día en el que Kate Middleton cumplía 39 años, así que por supuesto las sorpresas, irónicamente, estaban previstas. El príncipe Guillermo animó a sus pequeños, George, Charlotte y Louis, a que pasaran el fin de semana arropando a su madre y él mismo la obsequió con unos pendientes de diamantes y zafiros, aunque lo que no se esperaba la futura reina consorte era un regalo que proviniese de California.

Es de sobra sabido que la enemistad entre los hermanos se vio recrudecida el año pasado desde que comenzó el Sussexit, aunque ya venía magullada incluso desde que el príncipe Harry comenzase su relación con Meghan Markle. Sin embargo, estas pasadas fiestas navideñas se acordó tácitamente una pequeña tregua.

Y parece ser que la intención de los duques de Sussex es, al menos, no hacer leña del árbol caído sino intentar reestablecer un vínculo y, tal y como demostraron Meghan y Kate al intermediar entre ambos, que los hijos de Lady Di y Carlos de Inglaterra vuelvan a ser importantes el uno para el otro.

No ha trascendido qué contenía el paquete que recibió Middleton de parte de sus cuñados en su residencia de Norfolk en Anmer Hall, pero sí que lo acompañaba una pequeña misiva que le sacó una sonrisa a la esposa del príncipe Guillermo.

"Fue una agradable sorpresa. Kate no se esperaba nada de la pareja", ha asegurado una fuente anónima al diario estadounidense US Weekly, constatando lo que ya había vaticinado la experta en la familia real Katie Nicholl a Entertainment Tonight sobre Los 4 fantásticos, como se llegó a conocer en Reino Unido a ambos matrimonios cuando estaban juntos.

"La relación es ahora mucho mejor de lo que venía siendo. Para empezar, han vuelto a hablar, y no solo eso, sino que estas conversaciones [se producen] con relativa regularidad. Han mantenido mucho contacto durante las vacaciones de Navidad", explicaba.

La coleta de Harry

En otro orden de cosas, parece ser que el nuevo año le ha traído al príncipe Harry un cambio de look. Lo ha contado uno de sus vecinos más ilustres, el actor Rob Lowe, que primero quiso incidir en lo difícil que es dar con el duque de Sussex en la urbanización privada en la que ambos residen.

"Nuestras casas no las separan ni dos kilómetros. Y está recluido. Verle por el vecindario es más o menos como llegar a ver al monstruo del Lago Ness, pero por fin me lo he encontrado y le he visto, mientras conducía su coche", explicó el intérprete en su visita al programa de James Corden.

De hecho, advirtió que fue de pasada, porque había sido poco antes, mientras el actor de 56 años iba precisamente al plató donde se graba el late night, pero que le siguió con el coche y tenía que ser él, no había confusión posible, porque el vehículo entró en la mansión en la que vive en Los Angeles.

"Fue muy rápido, pero que muy rápido, y quizá no deberías hacerme demasiado caso, pero creo que llevaba una coleta. Me dio esa impresión de que le había crecido el pelo y que lo llevaba hacia atrás, recogido en lo que solo podía ser una coleta", dijo Lowe ante la sorpresa de Corden, claro que ninguno de los presentes hizo mención a la incipiente alopecia del príncipe, que (se dice, se comenta) habría empeorado en el último año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento