Daniel Lara: el agente atrapado en la nieve que salvó la vida de un conductor con graves síntomas de hipotermia

  • Carlos, un vigilante de seguridad de 58 años, comenzó a padecer síntomas de hipotermia tras pasar la noche en su coche
Un hombre camina sobre la nieve esta tarde en la Collada de Toses donde han caído las primeras nevadas de la temporada en el Pirineo gerundense.
Un hombre junto a su coche atrapado por la nieve.
Robin Townsend / EFE

Daniel Lara, conocido por sus amigos por "agente Lara", ha sido uno de los héroes de estos días golpeados por la borrasca Filomena. Y es que este Policía Nacional de Ciudad Lineal (Madrid) logró salvar la vida de Carlos, un hombre que había pasado la noche en su coche y tenía graves síntomas de hipotermia, después de que ambos quedasen atrapados por la nieve en el túnel de la M-30.

Este policía desde 2009 fue una de las cientas de personas que quedaron atrapados por la nieve el viernes 8 de enero en el túnel de la M-30, cuando volvía a su domicilio ubicado en el municipio de Campo Real.

En un primer momento, un operario de la Calle 30 pidió a los afectados que dejaran el coche fuera del túnel pero este policía, junto con una médico del Summa, consiguió que cambiara su opinión y les dejaran permanecer en el interior a pasar la noche.

Tras una madrugada de gran frío atrapado en su vehículo, Lara se despertó a las ocho de la mañana para ir a una superficie comercial del barrio de Moratalaz, con el objetivo de recolectar alimentos y bebidas para las personas atrapadas. Y durante su trayecto de vuelta por los carriles de la M-30, se chocó con el tímido ruido del motor de un coche que estaba cubierto de nieve. 

En el interior del vehículo estaba Carlos, un vigilante de seguridad de 58 años, que tras pasar la noche en su turismo comenzó a padecer síntomas de hipotermia.

"Estaba extremadamente fatigado y se estaba quedando sin gasolina. Había intentado salir del coche pero no iba bien equipado con ropa de montaña por lo que tuvo que volver y se descalzó pero se dejó los calcetines lo que aumentó su hipotermia", explica el policía.

Tras ayudarle a calzarse, recorrieron agarrados los 600 metros de distancia que había entre el vehículo parado y el túnel de la M-30. Al llegar allí, las personas atrapadas atendieron al vigilante de seguridad con mantas para que entrara en calor, hasta que una vez recuperado fue trasladado a un centro sanitario.

El agente Lara fue de las últimas personas en ser evacuadas del túnel, aunque pasó la noche en el Hotel NH Ribera de Manzanares ante la imposibilidad de volver a su domicilio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento