Las diferencias entre el cashemire y lana merino: ¿cuál calienta más? ¿Son igual de resistentes?

Llevar tres capas de ropa de diferentes tejidos es la mejor manera de combatir el frío
Llevar tres capas de ropa de diferentes tejidos es la mejor manera de combatir el frío
Anastasia Gepp / Pixabay

Cuando llega el invierno y los meses de mayor frío, la ropa con tejidos gruesos y abrigados se vuelven prioritarias en el armario para hacer frente a esas bajas temperaturas. Sin embargo, los tejidos de estas prendas pueden ser muy diferentes entre sí, variando su calidad, su precio y su resistencia.

Uno de los tejidos más duraderos, exclusivos y, por ello, más caros que se pueden encontrar en el mercado es el cashemire o cashmere. Constituye la fibra natural por excelencia y procede del Himalaya, concretamente, de la lana que se extrae de las cabras de Cachemira.

Por otro lado, las prendas elaboradas con lana merino proceden de las ovejas de raza merina, menos cotizadas y más comunes, sobre todo, en Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. Aunque no es tan cotizada como la extraña lana de la cabra de Cachemira, las prendas elaboradas con lana merina son igualmente de calidad, suaves y resistente a los usos y lavados. 

Así, tanto el cashemire como la lana merino son dos buenas opciones de compra para llenar el armario con prendas de gran calidad, que aguantan en perfectas condiciones con el paso del tiempo y que tienen gran capacidad de abrigo, aunque hay que estar dispuesto a pagar su precio.

Además, ambas telas ofrecen propiedades como una buena transpirabilidad y la resistencia a los olores y a la humedad. Por tanto, la principal diferencia entre los tejidos es que la cachemira es un producto de lujo debido a la rareza y a la escasez del producto, mientras que la lana merino no.   

Otra de las diferencias entre las telas, además de su origen y precio, reside en los cuidados que hay que darle a la prenda. El cashemire será mucho más delicado y solamente admite lavados a mano y no en la lavadora. Los artículos de lana merino, aunque también son delicados, pueden lavarse tanto con agua fría como caliente y, además, existen jabones específicos para esta tela. 

Otros tejidos en la ropa de invierno

Además de estos dos tejidos ideales para la ropa de invierno de calidad, suave, cómoda y resistente, se pueden encontrar las prendas de algodón o de lana, más económicas y que también suponen un buen abrigo para los meses de frío. 

Actualmente, se pueden adquirir muchas prendas de fibra sintética, que suelen ser las que más problemas dan a la hora de lavarlas, ya que normalmente la tela se deteriora y salen las famosas bolas de los jerséis. Sin embargo, también son más económicas.

También es muy común observar en las etiquetas de la ropa que una misma prenda no está elaborada con un solo tejido, sino que mezcla varios. Solamente serán de un mismo tejido cuando en la etiqueta se indique, por ejemplo, "100% algodón". Estas combinaciones de tejido pueden ser también una buena opción para hacerse con una prenda duradera, de buen aspecto y a muy buen precio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento