Erick Zonca
El director de 'Julia' Erick Zonca. FOTO: ARCHIVO. ARCHIVO
Tras sus primeras películas fue considerado el nuevo estandarte del cine social europeo. Casi una década después, Erick Zonca regresa con Julia, una cinta de acción rodada entre California y México.


Desde 1999 no ha estrenado ninguna película. ¿Por qué?
Tardé mucho en escribir Julia, y aún más en financiarla.

Ha reconocido haber tenido graves problemas con el alcohol, ¿tiene eso algo que ver con su desaparición?
Eso sólo tiene algo que ver con mi vida privada.

La protagonista de Julia es alcohólica. ¿Qué opina de películas como Días de vino y rosas, Días sin huella o Leaving Las Vegas?
Me gusta mucho esta última, sobre todo su personaje principal. Pero Julia no es sobre el alcoholismo.

Es más parecida a Gloria, de John Cassavetes...

En efecto. Hay muchas referencias directas a esa obra. Lo tengo totalmente asumido.

Me interesaba mucho el contraste entre la cultura estadounidense y la mexicana

¿Por qué rodar en América y con una estrella como Tilda Swinton?
Me interesaba mucho el contraste entre la cultura estadounidense y la mexicana, además de querer reflejar esas grandes extensiones de desierto. También quería mostrar la frontera de Tijuana. Sobre Tilda, fue una pena que entonces aún no fuese conocida, porque habría sido mucho más fácil financiar la película.

¿Cómo define a Julia, la protagonista?
Como una mujer. Bella. Y con una energía destructora. Tilda Swinton nunca ha probado el alcohol.

¿Cómo pudo interpretar a una alcohólica?
Tiene muchos amigos en el medio artístico que son, o han sido, víctimas de esta dependencia. Habló detenidamente con ellos sobre el asunto.

¿Cómo es rodar en México y Estados Unidos?
La experiencia en México fue excelente, y aunque hubo problemas con el presupuesto, los mexicanos son adorables. En cambio, en Estados Unidos todo fue más breve; sólo pasamos diez días allí, y casi todos éramos franceses. Los americanos no pusieron mucho de su parte.

¿Y dirigir a actores estadounidenses y mexicanos?
Tuve problemas evidentes, pero ambos fueron tan entusiastas y profesionales en el buen sentido del término que lo pasamos maravillosamente bien.

¿Y a Tilda Swinton?
Fue un verdadero regalo, por su enorme dimensión tanto humana como profesional. La verdad, espero volver a verlos a todos cuanto antes.

Empezó a ser conocido en España gracias a La vida soñada de los ángeles. ¿Qué recuerda de esa película?
Que me quedé hecho polvo después del rodaje y durante el montaje. Algo parecido me ha pasado ahora, por cierto.

¿Por qué pasar de un cine tan crítico a esta película de acción?

No quería seguir abordando temas sociales, sino evolucionar hacia un cine más ficticio.

BIO.
Nació en Francia en 1956. Su corto Eternelles fue premiado en Cannes en 1994. Es también autor de El pequeño ladrón.