Las 'vespas' de la VAll d'Hebron

Un grupo de celadoras del hopital de la Vall d'Hebron. (Foto: HUGO FERNÁNDEZ)
Un grupo de celadoras del hopital de la Vall d'Hebron. (Foto: HUGO FERNÁNDEZ)
HUGO FERNÁNDEZ

"Nos llaman las vespas porque lo que más oímos en nuestra jornada laboral es: Ves p'aquí, ves p'allá". Así se presenta Marta Gómez, una de las 127 celadoras del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, que cada día deben afrontar un trabajo históricamente masculino, aunque ellas ya suponen un 41% respecto a los hombres en este centro.

Hace menos de 15 años, en junio de 1994, el hospital contrató a la primera celadora, que entonces transportaba camas de hierro de 180 kilos, sin contar al paciente.

Una de aquellas pioneras es Amor Caballero. Esta celadora recién jubilada recuerda haber llevado a una enferma de 280 kilos en una cama con ruedas desde la planta 10 al sótano. "Lo peor de este trabajo es el peso; sufro problemas de cervicales y lumbares. Hoy, una cama cargada hace unos 150 kilos de media, pero el trato con los pacientes lo compensa todo", dice.

Asunción García, de 62 años, explica que «al principio, a los celadores no les pareció bien que hubiese celadoras, pero ya están acostumbrados». Sin embargo, Marta Gómez, de 24 años, cree que aún hay discriminación. "Los familiares, pacientes, enfermeras y auxiliares preguntan si podré con la camilla y me piden que llame a un compañero. Pero lo peor es que algunas están rotas y falta personal. Tengo que encargarme yo sola de tres plantas", se queja.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento