Cada kilómetro que recorre un coche hace que pierda valor, pero lo que refleja el cuenta kilómetros se puede trucar.

Algunos vendedores sin escrúpulos inflan el precio de los coches bajando sus kilómetros. También hay particulares que quieren revalorizar su vehículo. Para manipular los contadores utilizan equipos de ultima generación. Varias páginas en internet venden estos aparatos por 11.000 euros.

Es un negocio redondo, que en la red deja cientos de afectados, compraron su coche creyendo que era casi nuevo y luego comenzó a fallar.

Para detectar si nos están engañando lo mejor es acudir a un mecánico experto antes de comprar.