Aguirre y López Viejo
Alberto Lopez Viejo, tomando posesión como consejero de Deportes en junio de 2007, junto a Esperanza Aguirre. Juanjo Martín / EFE

El ex consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, ordenó la inmensa mayoría de los 268 contratos que el Gobierno de Esperanza Aguirre acordó con las empresas de Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama de corrupción del 'caso Gürtel'.  

El Gobierno de Madrid pagó 3.229.302 euros a las empresas de la trama de Francisco Correa de 2004 a 2009. López Viejo trabajó con hasta cuatro sociedades diferentes de Correa para no ser descubierto.  

Casi todos los contratos tenían como objeto realizar actos institucionales de la presidenta, Esperanza Aguirre, con distintas consejerías. Las empresas beneficiadas fueron 'Easy Concept', 'Servimadrid', 'Good and Better' y 'Diseño Asimétrico', según informa El Mundo.

La mayoría de esos contratos se hicieron por orden del que fue primero viceconsejero de Presidencia y después consejero de Deportes, Alberto López Viejo, que durante años se ha ocupado de organizar los actos de Aguirre.

El 9 de febrero, fue destituido por contratar de forma masiva a estas sociedades ahora bajo investigación judicial.  Para no levantar sospechas, López Viejo trabajó con hasta cuatro empresas diferentes, herederas de 'Special Events', una de las primeras sociedades de la red.

El objetivo, según están convencidos ahora en el Gobierno de Madrid, era burlar el control de la presidenta y que nadie pudiera pensar que había algo raro, ni dentro, ni fuera del Ejecutivo. En 2004, Aguirre preguntó a López Viejo si contrataba a Special Events, ya que diversas informaciones apuntaban a presuntas irregularidades en las relaciones de esta sociedad con la administración. El ex consejero le respondió que no.