Un terreno con una extensión de 25.000 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, en la histórica zona de las Vistillas, es lo que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, ha cedido a la Iglesia Católica para construir la denominada Ciudad de la iglesia.

El acuerdo entre el Ayuntamiento y el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, servirá para construir una biblioteca diocesana, una casa de la iglesia con más de 200 plazas de aparcamiento, oficinas, una residencia para sacerdotes y un hogar para indigentes.

La operación salió adelante el viernes, pese a la oposición de PSOE, IU y buena parte de los vecinos, que no están de acuerdo con la polémica medida que, según algunos arquitectos amenaza con acabar con uno de los paisajes más reconocibles de la villa, pintados entre otros por Goya.

Ahora que el proyecto ha sido aprobado, tras más de 20 años de disputa entre el consistorio y las autoridades eclesiales, las obras comenzarán en breve y se espera que el conjunto esté acabado para 2011. Antes, y según informa Público, Rouco espera que el papa Benedicto XVI bendiga los terrenos durante su viaje a España del próximo verano.