Tita Cervera: La baronesa cibernética

Carmen Cervera, la baronesa Thyssen.
Carmen Cervera, la baronesa Thyssen.
GTRES

Son tiempos difíciles. También para la baronesa Thyssen, que ha pasado las navidades alejada y aislada en su casa de Andorra. No quiere correr riesgos innecesarios y ha prohibido expresamente que vayan a visitarle personas que no formen parte de su núcleo más íntimo.

Ni siquiera ha cambiado de opinión ante el nacimiento de su último nieto, Atila, a quien decidió conocerle mediante una corta pero emocionante videollamada por Facetime. Una conferencia que sirvió para desmentir que las relaciones maternofiliales se hayan vuelto a enfriar. Aunque lo suyo es un tira y afloja, todas las partes han entendido que hay que respetar y ceder para que la tensión no sea asfixiante.

La videollamada con su hijo no ha sido excepción en ese autoconfinamiento que debería ser regla general. Me cuentan que Tita Cervera se ha puesto manos a la obra para actualizar sus conocimientos informáticos y no perder el contacto visual con los que considera sus amigos.

De hecho, felicitó el año nuevo con conferencias inesperadas en las que aparecía sonriente en compañía de sus dos mellizas. Parlanchinas pero educadas, las jóvenes también participaban de las conversaciones que su madre mantenía con sus allegados a quienes, insisten, felicitó el año nuevo de forma muy enérgica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento