Cómo hacer solomillos de cerdo en salsa, paso a paso

El solomillo permite mil preparaciones, tantas como salsas imaginemos.
El solomillo permite mil preparaciones, tantas como salsas imaginemos.
WIKIMEDIA/miikkahoo

Ya sea de ternera o de cerdo, el solomillo es una pieza de carne selecta por su jugosidad. Es una carne fácil, de comer y de preparar. Y versátil porque queda bien ya sea a la plancha, al horno o guisada.

En realidad, el solomillo consta de varias partes: la cabeza, el rosario, el centro y la punta. De hecho, eso que los franceses llaman filete mignon es la punta del solomillo; el turnedó es la parte intermedia; y el chateaubriand es la parte más gruesa.

Pero tal vez lo que más debemos tener presente es la diferencia entre solomillo de ternera o de cerdo, más que nada por su precio. Nos quedamos con el segundo, asequible a todos los bolsillos.

Lo cierto es que permite mil preparaciones, tantas como salsas seamos capaces de imaginar: en salsa de verduras, en salsa de cebolla, en salsa de champiñones, en salsa de manzana, en salsa de queso, al Pedro Ximénez y un largo etcétera.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Solomillos (2 piezas)
  • Cebolla mediana (1)
  • Zanahoria mediana (1)
  • Ajo (1 diente)
  • Harina
  • Caldo (1 vaso)
  • Vino blanco (1 vaso)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Información práctica

  • Tiempo de elaboración: unos 30 minutos
  • Calorías: unas 325 kcal los 100 gramos

Elaboración

LA BASE
  1. Para empezar, limpiamos bien los solomillos si nuestro carnicero no lo hizo.
  2. Quitamos la telilla de la parte superior y los restos de grasa.
  3. Ya limpios, los salpimentamos por ambos lados.
  4. Ponemos un poco de aceite en una sartén y cuando esté caliente vamos pasando los solomillos para dorarlos.
  5. Deben hacerse un poco por todos lados. Lo que hacemos es sellar la pieza un minuto por cada lado para que la carne quede jugosa y luego no se haga demasiado.
  6. Retiramos de la sartén y reservamos.
LA SALSA
  1. Picamos el ajo; cortamos la cebolla en juliana; y la zanahoria en medias rodajas finas.
  2. En la sartén en la que hemos sellado los solomillos añadimos un poco de aceite y rehogamos cebolla, zanahoria y ajo.
  3. Cuando se hayan pochado, echamos el vino blanco.
  4. Dejamos que se evapore el alcohol y reduzca, y añadimos la harina (una cucharada).
  5. Damos unas vueltas y dejamos que se haga un poco sin llegar a tostarse.
  6. Agregamos el caldo, mezclamos y ponemos los solomillos.
  7. Los tendremos al menos 5 minutos cocinándose, pero depende cómo nos guste la carne. Lo ideal es que el centro de cada rodaja de solomillo quede poco hecho.
  8. Retiramos los solomillos y sobre la tabla los cortamos en medallones.
  9. Los colocamos en una fuente para servir.
  10. La salsa que ha quedado en la sartén la pasamos por la turmix (con brazo o con vaso). Debe quedar una salsa fina y sin presencia de trocitos de nada.
  11. Cubrimos las rodajas con la salsa y servimos.

Apúntate a la newsletter de Cocina en 20' y recibe en tu correo recetas para hacer en casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento