Un trío repleto de virtudes

Traición
Traición
Ros Ribas

Definitivamente es el año Harold Pinter. Y no porque, por desgracia, su mirada haya desaparecido —murió hace algo más de dos meses—, sino porque parece que ahora, más que nunca, necesitamos su visión crítica con la sociedad que nos ha tocado en suerte. Política y socialmente, su acercamiento al ser humano a menudo le lleva a cuestionar su actitud (casi siempre) acomodaticia y reivindica un enfrentamiento con lo establecido, con lo que se puede entender como lo «políticamente correcto». Por eso es bueno recuperar el que pasa por ser su texto más valorado.

Este Traición, que ahora versiona Esteve Miralles y dirige Carles Alfaro, habla de muchas de estas convenciones y, sobre todo, de cómo saltárselas. Dos amigos, dos cultos amigos (uno estudió en Oxford y el otro en Cambridge) y que comparten también trabajo como editores, se intercambian la mujer a lo largo de casi 10 años. No sin falta de un fino cinismo, Pinter juega con esas convenciones y las pone boca arriba. Un texto complejo, con muchos recovecos, que guarda más de lo que enseña y que sin duda necesita de un competente reparto, cosa que en este caso va sobrado: Vicenta N’Dongo, Francesc Garrido y Francesc Orellá.

Traición. Barcelona / Teatre Lliure / Del 11 de marzo al 12 de abril / www.teatrelliure.com
Mostrar comentarios

Códigos Descuento