Cerler
La estación de esquí de Cerler.
El Grupo Aramón ha encargado a la firma Foster+Partners -el estudio de arquitectura de Norman Foster- el proyecto de diseño de la
ampliación de la estación de Cerler, en el Pirineo oscense, iniciativa que supondrá una inversión de más de 400 millones de euros. Se trata del primer proyecto relacionado con el esquí que abordará esta prestigiosa firma.

Será un proyecto de gran calidad estética y funcional y totalmente sostenible

La ampliación convertirá a Cerler en uno de los destinos de nieve más modernos de Europa y en un ejemplo de desarrollo sostenible. Así, el presidente de Aramón, Francisco Bono, afirmó que "se ha elegido a la firma Foster+Partners por su importancia en el panorama mundial de la arquitectura y porque ha sabido captar desde el primer momento el espíritu de la zona. Estamos convencidos que será un proyecto de gran calidad estética y funcional y totalmente sostenible, respetuoso con el paisaje y el medioambiente, cuestiones imprescindibles para Aramón en esta ampliación".

El citado estudio de arquitectura, fundado en 1967, ha realizado trabajos en todo el mundo. En las últimas cuatro décadas ha abarcado un amplio abanico de actividades, desde el diseño de planes urbanísticos, infraestructuras, aeropuertos, edificios culturales y de oficinas hasta viviendas para particulares y productos de diseño.

457 hectáreas

La nueva zona esquiable de Cerler tendrá una superficie de 457 hectáreas, 100 kilómetros de nuevas pistas y un mínimo de 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 esquiadores más. Para Francisco Bono, "éste es el reto más importante que abordará la compañía. La realización del proyecto será muy ventajosa, no sólo para la región sino para todo el sector en España. La creación de un espacio, que contará con los mejores accesos y equipamientos, supondrá una importante mejora que favorecerá a sus usuarios y, por supuesto, a los habitantes de la Comarca de La Ribagorza, así como a los del valle de Benasque y la comunidad autónoma".

El presidente de Aramón añadió que "la ampliación generará beneficios socioeconómicos muy importantes y la reactivación de todos los sectores: comercio, vivienda, restauración, agencias de viaje, transportes". Finalizada la ampliación, el aumento del número de esquiadores generará un volumen de negocio de 80 millones de euros anuales en la estación.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUESCA