La soledad del Ché

Che Guerrilla
Che Guerrilla
Archivo

La relativa alegría con la que se veía Che, el argentino se trastoca en esta segunda parte de la historia del ilustre combatiente en el universo claustrofóbico, sombrío y fatal de su estancia en Bolivia, de la que ya no saldría vivo.

El realizador de ambas películas, Steven Soderbergh (autor de Traffic), sigue el diario guevariano del último año en el país andino en un apasionante relato filmado en El Buitrón, Huelva. Che, guerrilla certifica la derrota de la estrategia del revolucionario alejado de sus bases, en lucha no sólo con el entorno, sino con sus demonios personales, con su asma enervante que no le dejaba respirar y un pueblo que no tenía el espíritu rebelde de los cubanos.

Frente a esa realidad, Soderbergh contrapone la fe del Che, su altura de líder, su convicción de que valía la pena morir en una tierra que no lo quería, que no lo apoyaba. Benicio del Toro está inmenso en su encarnación del mítico personaje, y parece justo el premio al mejor actor que se llevó en Cannes y el Goya recién obtenido por la primera parte del fresco de Soderbergh.

El único pero a esta enérgica y dolorosa cinta es que los personajes secundarios deberían haber sido un contrapeso mayor al retrato del Che.

Ché Guerrilla. EE UU-España, 2008 / 130 min / Dir.: Steven Soderbergh / Int.: Benicio del Toro, Joaquim de Almeida / Estreno previsto: 27 de febrero

Mostrar comentarios

Códigos Descuento