Felipe VI: "Los principios éticos están por encima de todo, incluso de circunstancias personales o familiares"

  • El rey reivindica en su discurso de Nochebuena el papel de la Constitución como "garante" de la democracia entre "la incertidumbre" por la pandemia.
  • El monarca resalta su "compromiso con España", en un año 2020 que ha sido "duro y difícil" y pide "no bajar la guardia" ante el virus de cara al inicio de 2021.
El rey Felipe en su mensaje de Navidad.
El rey Felipe en su mensaje de Navidad.
CASA DL REY
El rey Felipe, en su mensaje de Navidad.

Este ha sido un año complicado. El 2020 ha estado marcado por una crisis sin precedentes para España, y en ello se ha centrado el rey Felipe VI este jueves en su tradicional mensaje de Nochebuena. Además, también se ha referido a los valores éticos, en una referencia implícita al rey emérito. "Junto a nuestros principios democráticos y el cumplimiento de las leyes necesitamos preservar los valores éticos que están en las raíces de nuestra sociedad", expresó el monarca.

Felipe VI arrancó su discurso refiriéndose a la pandemia del coronavirus. "2020 ha sido un año muy duro y difícil", expresó, antes de añadir que el virus "ha irrumpido en nuestras vidas alterando nuestra forma de vivir" y "paralizando nuestra economía". En este sentido, mandó "mi mayor ánimo y afecto" a todas las familias afectadas por la Covid-19.

"Muchas familias no os habéis podido reunir esta noche como teníais pensado por las medidas sanitarias; y en miles de hogares hay un vacío imposible de llenar por el fallecimiento de vuestros seres queridos, a los que quiero ahora recordar con emoción y con todo respeto". Tuvo en este sentido un mensaje de empatía y "un recuerdo que llena de sentimientos muy profundos nuestros corazones. Y también, en estos momentos, muchos ciudadanos lucháis contra la enfermedad o sus secuelas en vuestras casas, en hospitales o en residencias", recordó el rey desde la Zarzuela.

Mensaje de unidad para el futuro

De cara al futuro, el mensaje es claro: "La respuesta a una crisis tan seria como la que estamos viviendo no puede venir de la mano de más desánimo o de más desconfianza". El monarca trató de lanzar optimismo para creer en que el 2021 será mejor. "Tenemos motivos para ello; porque a lo largo de las últimas décadas, ante dificultades también graves, siempre hemos sido capaces de superarlas. Y esta situación que estamos viviendo no va a ser distinta de las demás; porque ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar", sentenció.

Felipe VI reivindicó además la labor "de la ciencia y la investigación" para hacer frente a la pandemia. En ese sentido, también apeló a la responsabilidad individual que "sigue siendo imprescindible y es un instrumento efectivo de lucha contra el virus". Por ello es tan importante "mantenernos prevenidos y no bajar la guardia", aseguró.

Tuvo un recuerdo para los sanitarios. "Les damos una vez más las gracias por su enorme esfuerzo, su extraordinaria profesionalidad y su gran humanidad con los enfermos. Hicieron frente a los primeros embates del virus en situaciones extremas y también de desbordamiento en algunos de nuestros hospitales". Siguen en primera línea y eso el rey también lo tuvo en mente. "Hoy siguen afrontando esta lucha con una gran carga emocional y física sobre sus espaldas. Les pedimos que mantengan todo el ánimo y toda la fortaleza y que sigan cuidando de nuestra salud".

"El otro gran problema y reto es la crisis económica y evitar, sobre todo, que derive en una crisis social. Cada persona importa y mucho. Por tanto, las personas y las familias deben ser nuestra preocupación fundamental. Especialmente nuestros jóvenes; su nivel de desempleo es altísimo, y no pueden ser los perdedores de esta situación", aseveró, ya apuntando a la crisis económica.

"Contamos con una sociedad fuerte y también con un Estado sólido"

En ese contexto, hizo un llamamiento importante a la unidad. "Contamos con una sociedad fuerte y también con un Estado sólido. Durante todo este tiempo, tanto los servicios públicos y básicos, como las empresas en sectores esenciales han funcionado bien, procurando poner todos los medios a su alcance", expresó. Para el monarca, "la pandemia nos ha revelado aspectos que necesitan ser mejorados y reforzados, pero también nos muestra nuestras fortalezas como Estado".

Al tiempo que valoró la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Felipe VI puso en valor la Constitución y la democracia española. "En un tiempo en el que la pandemia y sus consecuencias económicas y sociales provocan tanta incertidumbre, nuestra Constitución nos garantiza nuestro modo de entender la vida, nuestra visión de la sociedad y del ser humano; de su dignidad, de sus derechos y libertades". Y profundizó en este aspecto, dado que, según sus palabras, es "una Constitución que todos tenemos el deber de respetar; y que en nuestros días, es el fundamento de nuestra convivencia social y política; y que representa, en nuestra historia, un éxito de y para la democracia y la libertad". 

"No olvidemos que los avances y el progreso conseguidos en democracia son el resultado del reencuentro y el pacto entre los españoles después de un largo período de enfrentamientos y divisiones. Son el resultado de querer mirar juntos hacia el futuro, unidos en los valores democráticos; unidos en un espíritu siempre integrador, en el respeto a la pluralidad y a las diferencias, y en la capacidad de dialogar y alcanzar acuerdos. Son principios que no pierden nunca vigencia por el paso de los años", concluyó.

"Es mi compromiso con todos vosotros, con España"

En la parte final del mensaje, el rey hizo un breve balance de los años que lleva en el trono, desmarcándose de las polémicas que envuelven al emérito. "Ya en 2014, en mi proclamación ante las Cortes Generales, me referí a los principios morales y éticos que los ciudadanos reclaman de nuestras conductas". Acabó siendo muy claro: "Son unos principios que nos obligan a todos sin excepciones; y que están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares", porque "así lo he entendido siempre, en coherencia con mis convicciones".

Quiso terminar Felipe VI con un mensaje de nuevo alentador. "No somos un pueblo que se rinda o que se resigne en los malos tiempos. No va a ser nada fácil superar esta situación, y en cada casa lo sabéis bien. Pero yo estoy seguro de que vamos a salir adelante". Asumió, además, la responsabilidad. "Como rey yo estaré con todos y para todos, no solo porque es mi deber y mi convicción, sino también porque es mi compromiso con todos vosotros, con España".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento