Consejos para vivir una feliz Navidad por videoconferencia

  • Reproducir alguna tradición familiar o no llamar a la hora punta nos permitirán sacar el máximo partido a las videollamadas en familia. 
Este año, las campanadas y el brindis tendrán que ser virtuales.
Este año, las campanadas y el brindis tendrán que ser virtuales.
Freepik

Independientemente de que haya o menos restricciones dependiendo de la comunidad autónoma en la que vivamos, lo cierto es que estas navidades no se van a parecen en nada a las que estábamos acostumbrados a vivir hasta hace un año. 

Vivas donde vivas la recomendación es la misma: moverse lo menos posible y reunirse con cuantas menos personas mejor, sobre todo si pertenecen a unan unidad de convivencia distinta a la nuestra. Esto, unido a que la movilidad está restringida entre comunidades e incluso municipios, está provocando que mucha gente vida estas navidades alejada de algunos de sus seres queridos. 

Las videollamadas serán, una vez más, las que nos ayuden a sentirnos más cerca de ellos y a paliar de alguna manera el desánimo y la tristeza que esto provoca en muchas personas.

En este sentido, y para que no cunda el desánimo los psicólogos recomiendan que:

•Busquemos un sentido a lo que estamos haciendo. El ser humano comprende mejor los momentos difíciles cuando tienen un sentido, y pasar separados estas navidades y ver a nuestros seres queridos sólo por videollamada tiene como finalidad protegernos y, sobre todo, protegerlos a ellos.

•Intentar ver el lado positivo. Puede que pasar unas navidades así tengan más cosas malas que buenas, pero, centrémonos en las buenas, que seguro que también hay muchas. Por ejemplo, más tiempo libre para tus aficiones, menos gastos de los habituales -dinero que podemos ahorrar o invertir en algún capricho-, menos estrés en preparativos...

•Reproducir alguna tradición familiar. Y, si es posible, reproducirla por videollamada todos juntos: un brindis todos juntos, cantar villancicos, discutir de algún tema polémico de actualidad, contar chistes, juegos de mesa…

•Huir del tema. Sí, este año es distinto porque estamos en medio de una pandemia mundial, pero no centréis vuestras conversaciones en eso si no queréis que reina el desánimo. Tocar el tema de pasada y con sentido del humor, le quitará hierro al asunto. Centraos en ‘estar juntos’ y disfrutar del momento.

•No te sientas obligado. Hay gente a la que las videollamadas le producen el efecto contrario, es decir, todavía más melancolía. Si es tu caso, siéntete libre de decirles a tus familiares que te sientes así y no fuerces la situación.

Cómo hacer que las videollamadas sean positivas y seguras

Además de lo anterior, hay que tener en cuenta que la tecnología a veces nos juega malas pasadas. Reforzar la ciberseguridad y poner atención a algunos detalles, nos permitirá sacar a nuestras llamadas el máximo partido. Víctor Galloso, experto en ciberseguridad del centro universitario U-tad, nos da algunos consejos para nuestras llamadas no nos frustren aún más esta atípica Navidad.

1. Acceder solo a reuniones que estén organizadas por personas que conocemos personalmente. Entrar a través de enlaces desconocidos o cuyo origen no podemos verificar podrá en peligro la ciberseguridad de nuestros dispositivos. Es preferible, aunque sea más tedioso, crear reuniones para las que necesitemos contraseñas.

2.Instalar las últimas actualizaciones, tantos de las aplicaciones que vayas a utilizar como del sistema operativo del ordenador o el móvil. En las últimas versiones suelen mejorar los posibles fallos de seguridad que haya localizado los desarrolladores en versiones anteriores.

3.Desconfiemos de las apps gratuitas, sobre todo si no informan de cómo van a tratar nuestros datos personales o si requieren de permisos ajenos a la propia función que desempeñan. Aun así, por un lado, por lo general son bastante seguras y por otro, el riesgo cero no existe.

4.No llaméis en ‘horas punta’. Si llamamos a la misma hora que todo conseguiremos provocar saturación en las redes y provocar colapsos. Si esto ocurre, o bien no lograremos llevar a cabo la videollamada o las transmisiones serán intermitentes, lo que dificultará la comunicación y provocará aún más frustración. Por ello, lo recomendable es realizar las videollamadas antes de las cenas, en momentos de menor tráfico de internet.

Siguiendo estos consejos, y poniendo un poco de nuestra parte, conseguiremos que nuestra ‘videonavidad’ sea mucho mejor que lo que esperábamos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento