Profesores
Un profesor durante una clase. ARCHIVO

Suena un móvil y nadie lo apaga, alguien hace un chiste, varios alumnos discuten, otro hace una gracia... Son muchas las irrupciones y los follones que los profesores de Secundaria de centros públicos de la comunidad andaluza tienen que aplacar a diario en sus clases.

Las irrupciones son la principal causa de "desánimo" y la máxima preocupación de los docentes de la región, según el estudio Miguelitos en la niebla, realizado por el grupo de investigación Force de la Universidad de Granada y la Fundación Ecoem.

EL ESTUDIO

Viñetas. Se idearon 10 viñetas (son de Estrella Fages) en las que se plasmaron situaciones habituales en las aulas. Con ellas se ha encuestado, por el momento, a más de mil profesores de toda la región.

Frecuentes. Las interrupciones son "continuas o muy frecuentes" para un 80% de los docentes, según las conclusiones del informe.

Debe haber "colaboración" entre los docentes "para decidir qué es permisible en clase"

Violencia. Sólo un 2% o un 3% afirma que son habituales las peleas y agresiones.

Discrepancias. El informe pone de manifiesto las diferencias que hay entre el profesorado para solucionar los problemas en clase. Hay un 50% de docentes que cree que sólo hace falta "más disciplina". Para el resto, la solución está en "implicar más a los padres e incidir en la labor educativa".

Colaboración

Según José Gijón, uno de los autores del informe, debe haber "colaboración" entre los docentes "para decidir qué es permisible en clase y qué no y adoptar las medidas que eviten esas interrupciones".

Además, entiende que habría que formar a los profesores, desde que se están preparando para ello, para que tengan recursos suficientes para poder resolver estas situaciones tan frecuentes. En este sentido, Gijón apuesta por incluir estudios en gestión de conflictos en el máster que habrá que realizar para poder dar clase.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD