Bares y restaurantes, resignados con las nuevas restricciones en Cataluña: "Cerrar a las 09.30 horas es como no abrir"

Un hombre tomando un café en un bar antes de las 09.30 horas, cuando han de cerrar el primer turno desde este lunes en Cataluña por el endurecimiento de las restricciones de cara a la Navidad.
Un hombre tomando un café en un bar antes de las 09.30 horas, cuando han de cerrar el primer turno desde este lunes en Cataluña por el endurecimiento de las restricciones de cara a la Navidad.
ACN
Un hombre tomando un café en un bar antes de las 09.30 horas.

"Ahora es cuando trabajaríamos más y, en cambio, hemos de cerrar". Andrea, del bar La Lluna de Manresa, lamenta este lunes las nuevas restricciones. Ha abierto su cafetería a las 07.30 horas, media hora antes de lo habitual, pero ha trabajado mucho menos que cualquier otro día porque "la gente tiene miedo". 

A las 09.30 horas, justo cuando comenzaba a tener más trabajo, ha tenido que echar fuera del local a los últimos clientes. "Cerrar a esta hora es como no abrir", lamenta. 

En plena temporada de Navidad, preveía un incremento del trabajo y, en cambio, la situación es totalmente contraria. Por eso, los responsables de bares y restaurantes piden ayudas para subsistir y advierten que el sector está "tocado de muerte". "Quien sobreviva a esto será un milagro", alerta Berni, del bar Cal Manel. 

Bares y restaurantes se han tenido que adaptar, de nuevo, a las restricciones para mirar de frenar la pandemia. Unas limitaciones que llegan en plena temporada de Navidad y después de meses de incertidumbre. Este lunes, muchos han decidido avanzar el horario a las 07.30 horas para tener abierto en las dos horas en las que se les permite por la mañana. Con todo y con esto, han notado que la gente ha comenzado a venir a partir de las 8 horas y las restricciones han hecho que se haya acumulado más gente a partir de esta hora.

Este lunes, muchos locales han decidido avanzar el horario a las 07.30 horas para tener abierto en las dos horas en las que se les permite por la mañana

Restricciones sin ayudas: "Las consecuencias serán terribles"

Según aseguran, las nuevas restricciones acabarán de hundir a un sector que "está tocado de muerte". Son conscientes de que la salud de la gente está "por delante de todo" y entienden que las restricciones son necesarias para la pandemia, pero piden ayudas "para sobrevivir".

"No podemos continuar pagando los mismos gastos y no recibir ninguna ayuda", avisa el responsable del bar Cal Manel de Manresa, Berni Sorinas. Y advierte que llevar hasta el extremo al sector quiere decir "familias enteras sin poder pagar alquiler o hipotecas. Las consecuencias de todo esto serán terribles".

Cansados de hacer de "policías"

Los propietarios de bares y restaurantes están cansados de "hacer de policías". Ahora, con las nuevas restricciones, también han de velar para que a las 09.30 horas no quede nadie en el local, y esto se suma a otras medidas, como el aforo, la limitación de cuatro personas por mesa o el uso de la mascarilla. "Estamos hartos", asegura Andrea, de La Lluna.

A las 13.00 horas, podrán volver a abrir para servir comidas hasta las 15.30 horas. Mientras, se les permite preparar comida para llevar, pero de esto último, esta mañana, todavía había muchos que no tenían claro si estaba permitido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento