La aplaudida respuesta de María Luisa Carcedo a Meritxell Batet en el Congreso: "No, no quiero quitarme la mascarilla"

Carcedo, durante su intervención en el Congreso.
Carcedo, durante su intervención en el Congreso.
EFE
El Congreso de los Diputados ha aprobado en la tarde de este jueves la primera ley que regulará en España el ejercicio del derecho a la eutanasia. La ex ministra de Sanidad y una de las mayores defensoras de esta ley, María Luisa Carcedo, ha defendido en el estrado su aprobación con la mascarilla puesta. La presidenta de la cámara baja, Meritxell Batet, se ha dirigido a Carcedo para informarla de que “si lo desea puede quitarse la mascarilla”, a lo que la diputada socialista ha respondido que “No, no quiero quitarme la mascarilla”.

La ex ministra de Sanidad por el PSOE, María Luisa Carcedo, ha protagonizado uno de los momentos de la jornada desde la tribuna del Congreso, donde ha comparecido para defender la ley de eutanasia, que finalmente ha sido aprobada por la cámara pese a los votos en contra de PP, Vox y UPN.

Carcedo se disponía a iniciar su alocución cuando la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le ha recordado que podía retirarse la mascarilla para intervenir, un ofrecimiento que la exministra ha declinado con un: "No, no quiero quitarme la mascarilla, gracias", para, poco después arrancarse a hablar. La respuesta ha sido recibida con aplausos por los diputados.

Carcedo es una de las mayores defensoras de la ley, que todavía deberá ser ratificada por el Senado. En su intervención en este debate, la socialista ha defendido el "avance" en "libertad" que supone esta medida y ha reprochado que "la derecha siempre se enzarce" en batallas apocalípticas" durante la tramitación de este tipo de leyes y, "pasado un tiempo asuma" estos avances y "pasado otro tiempo los practique".

La exministra ha añadido que se trata de una norma que avanza en derechos civiles; que piensa en la "condición humana", que es vida, pero también enfermedad, padecimiento y muerte; y que habla de "humanidad, empatía y compasión". Carcedo ha querido dejar también claro que el Estado "ni impone ni obliga", pues la eutanasia queda como una decisión autónoma del paciente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento