El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, ha convocado una rueda de prensa inesperada  después de que varios diarios publiquen este jueves que estaría implicado en la trama encabezada por Francisco Correa y que investiga el juez Garzón.

Camps se ha defendido de las acusaciones y ha desmendido "totalmente" que esté implicado en la trama de corrupción, además, ha amenazado con querellarse contra todo aquel que atente contra su honor o el del PP. El presidente valenciano ha asegurado que, para demostrar su inocencia, está dispuesto a pedir la comparecencia de "todos los funcionarios" que han trabajado con él, "todos los presidentes de todas las empresas españolas y valencianas", y "todos los alcaldes de la Comunidad Valenciana, de todos los partidos". 

Camps ha denunciado que la investigación es "un proceso abierto contra un partido"
El político, que se ha confesado
"indignado" por las "filtraciones interesadas" que se han producido, ha comparecido rodeado de todos sus consejeros y ha defendido sus "20 años de vida pública al servicio del interés general". Camps ha denunciado que la investigación de Garzón es "un proceso abierto contra un partido". "Se ha buscado la incertidumbre y el ataque entre nosotros, y no lo han conseguido", decía.

También ha asegurado que "de celebrarse hoy las elecciones autonómicas, la distancia entre el PP y el PSPV sería todavía superior a la de las últimas elecciones. Ésta debe ser mi culpa". El presidente de la Comunidad Valenciana ha pedido "tranquilidad y paciencia" a sus compañeros: "Saldremos reforzados de esta amarga experiencia".