Silvia de Suecia, muy afectada, habla por primera vez de la muerte de su hermano: "Es pronto para superarlo"

Silvia de Suecia, en diciembre de 2019.
Silvia de Suecia, en diciembre de 2019.
GTRES / Carolina Byrmo / Aftonbladet

Ha sido un año realmente para el olvido el de Silvia de Suecia, si bien ha servido para que haya mostrado no solo su lado más solidario (como ha ocurrido con gran parte de la familia real del país escandinavo; verbigracia, la princesa Sofía), sino también un aspecto que para ella es fundamental: la sinceridad por encima de todo. Aunque duela.

Y es que, a punto de cumplir los 77 años -en apenas una semana-, la reina consorte ha sufrido este 2020 varias pérdidas, siendo la más hiriente la que acaeció en octubre y que la monarquía sueca daba a conocer con un comunicado que firmaba la propia monarca.

"Walther Sommerlath se quedó dormido tranquilamente durante la noche de este viernes en el Hospital Universitario Karolinska, en Huddinge, tras un estadio de enfermedad. Mi familia y yo sentimos una gran tristeza y nostalgia por mi hermano Walther", rezaba la noticia del fallecimiento.

Su hermano mayor, que contaba con 86 años en el momento de la defunción, sufría alzhéimer, siendo la segunda persona de la familia de Silvia que padecía una enfermedad degenerativa cerebral después de su madre, Alice Sommerlath, de la que ya habló recientemente en una entrevista que ponía los pelos de punta al tratar de forma honesta cómo se le recetaron "descargas eléctricas" que acabaron derivando en su demencia.

Esa misma forma de sincerarse es la que ahora la esposa del rey Carlos Gustavo ha querido exponer en una nueva conversación que se emitirá de forma completa el próximo día 24 de diciembre en la cadena de televisión sueca TV4 para repasar todo lo que ha ocurrido en este annus horribilis, entrando en detalles como el hablar de la muerte de Walther por primera vez y cómo está sobrellevando el duelo, dado que hay que recordar que su enfermedad pilló casi por sorpresa a los medios internacionales, que no tenían constancia de su deteriorado estado de salud.

"El alzhéimer es una enfermedad terrible. Es muy doloroso. Poco a poco vas perdiendo tu propia conciencia. No encuentras una respuesta o lo correcto para decir. Y te enfadas. Así que fue muy difícil de lidiar con ello", explica la madre de las princesas Victoria y Magdalena, así como del príncipe Carlos Felipe.

De hecho, y al contrario que en el caso de su madre, que falleció en 1997, el poco tiempo transcurrido desde el fallecimiento de su hermano mayor hace aún más complicado el hablar de ello. "Quizá sea demasiado pronto para hablar de superación; de hecho, no estoy segura de haberlo superado todavía", añade.

Con Walther, además, había estrechado la relación en estos últimos años, dado que eran casi vecinos (de palacios) y también por las diversas causas sociales que ha iniciado Silvia de Suecia, como la fundación Silvia Hemmet en 1996, para la investigación del alzhéimer y cómo tratar a los enfermos.

Pero,  admite, "aunque he estado trabajando con estas preguntas durante 25 años, la situación de mi hermano ha sido completamente nueva; lo que sí puedo asegurar es que el alzhéimer es algo terrible".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento