En cualquier huelga que se precie, nunca falta el tradicional baile de cifras en cuanto a su seguimiento. Y la huelga de jueces convocada para este 18 de febrero no iba a ser menos. Así, mientras las asociaciones Francisco de Vitoria (AJFV) y Foro Judicial (FJI) que han defendido los paros afirman a 20minutos que cerca de 2.200 jueces (casi un 65% de los magistrados llamados a la huelga) no han acudido a sus puestos de trabajo, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cifra el seguimiento de la huelga en un 35,38% (1.635 jueces).

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, auguró en un principio que la huelga de jueces tendría un seguimiento "bastante minoritario" y admitió que es "complicado hacer pronósticos" sobre el apoyo que iban a recibir los convocantes de la protesta. "La situación es muy compleja porque las asociaciones están un poco desconcertadas y divididas, por un lado hay jueces decanos y por otro asambleas", comentó sobre los impulsores de esta primera huelga de jueces de la democracia.

La situación es muy compleja porque las asociaciones están un poco divididas

En concreto, un total de 2.192 jueces de los 3.500 llamados a la huelga por las asociaciones -que excluyen en sus cuentas a los jueces sustitutos y a los que disfrutan de excedencias, entre otros- habían comunicado a éstas que estaban ejercitando su derecho a la huelga. Mientras, el CGPJ asegura que han sido 1.635 los jueces (un 35,38% ) que pararon, aunque su porcentaje lo calcula sobre el total de 4.600 magistrados que hay en España.

El mayor seguimiento se ha registrado en Valencia, donde las asociaciones calculan que hasta un 80% de los magistrados han decidido secundar la protesta, porcentaje que en Madrid también podría ser similar, según datos de los sindicatos que apoyan los paros. El Decanato de los jueces de la capital afirma que  un 60% de los jueces y magistrados del partido judicial de Madrid ejercieron su derecho a la huelga.

Seguimiento de la huelga

Para comunicar su decisión de ir a la huelga, los jueces han utilizado un correo electrónico y dos cuentas de fax que habían habilitado las asociaciones como medio para contabilizar de la forma más objetiva posible el seguimiento del paro.