El acusado de violar a su expareja en Burela sostiene que fueron relaciones "consentidas" y que la denuncia es "falsa"

El acusado de violar a su expareja en el municipio lucense de Burela en 2019 ha declarado este martes, ante la Audiencia Provincial de Lugo, para negar el delito y alegar que las relaciones sexuales fueron "consentidas" y que fue ella quien le "besó" en "la boca". Además, la defensa sostiene que podría tratarse de una "denuncia falsa".

Así lo ha relatado el encausado (C.L.), un marinero con residencia en Burela y de nacionalidad de Cabo Verde, para el que la Fiscalía solicita diez años por un delito de agresión sexual y otros nueve meses por malos tratos. La acusación particular secunda esta petición, mientras que su abogado pide la libre absolución.

Los hechos ocurrieron en julio de 2019 en el domicilio que tiene el presunto autor de los hechos en Burela, según el escrito de la acusación pública. Hasta allí había acudido su ex pareja sentimental para recoger al hijo que ambos tienen en común.

Al llegar a la casa, el procesado dijo a la madre que el niño, al que iba a recoger después de pasar el fin de semana con su padre, se encontraba durmiendo y que tomara asiento en el sofá. Tras comentarle que quería volver con ella, a lo que ella respondió que no, el hombre la llevó a "la fuerza" a una habitación, donde le quitó la ropa y la penetró vaginalmente.

En cuanto a los malos tratos, el escrito de la Fiscalía recoge cómo durante la convivencia entre ambos -los dos son de nacionalidad caboverdiana-, que concluyó un mes antes de la agresión sexual, el hombre llegó a propinarle una bofetada en una ocasión y a golpearla con un cinturón en otra.

El abogado de la defensa, Rubén Veiga, ha puntualizado, momentos antes de que comenzara el juicio, que expondrían ante el tribunal que "no se produjo ningún tipo de conducta delictiva". "Estamos ante la denuncia por una violación y que durante la relación hubo un par de episodios, relata la potencial víctima, de malos tratos y vamos a intentar aclarar esto, dado que en la fase de instrucción no se pudo aclarar debidamente", ha explicado.

"PRESUNTA DENUNCIA FALSA"

La defensa se escuda en que la única prueba es la "versión que da ella, y que no viene apoyada por otros partes médicos". "Simplemente es su declaración, que no está debidamente contrastada, y debe primar el presunción de inocencia porque no hay parte médico ninguno de lo que dice", ha insistido.

Veiga, ante esta presunta "denuncia falsa", ha pormenorizado que su cliente tiene dos hijos, "uno con la víctima y otro de otra relación", y que quería "traer de Cabo Verde a Burela" a la madre del segundo para quedar al cuidado de ambos. "Parece ser que había un problema entre las dos mujeres y eso puede ser lo que esté detrás de esta denuncia", ha añadido el abogado.

En cualquier caso, el hombre continúa ingresado en el centro penitenciario de Bonxe desde que se denunciaron los hechos y fue detenido, hace más de un año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento