Darren Aronofsky: "Rourke es un tipo frágil"

  • Hablamos con el director de la premiada película 'El luchador'.
  • "Los productores tenían dudas, porque la fama de Rourke era temible".
  • "Creo que un 30-40% de las actuaciones son improvisadas", asegura.
Imagen del rodaje de la película 'El luchador'.
Imagen del rodaje de la película 'El luchador'.
WIDE PICTURES

El director presenta El luchador, ganadora del León de Oro en el último Festival de Venecia. La cinta, que narra la triste existencia de una leyenda de la lucha libre, supone la vuelta al éxito de Mickey Rourke, cuya carrera había entrado en barrena desde los años ochenta. El luchador se estrena en España este viernes.

¿Tuvo siempre claro que Rourke sería el protagonista?

No desde el principio. Tenía muy mala reputación, y yo quería estar seguro de que estaba preparado para trabajar antes de cerrar el reparto. Pero, después de tener una seria conversación, me convenció de que quería hacer la película.

¿Le fue difícil convencer a los productores?

También tenían dudas, porque su fama era temible. Pero el productor es amigo mío, y pude hacerle entender la tremenda potencialidad que Rourke le daría al papel y a la película. Sabía que podríamos entendernos bien, y todos estábamos muy excitados con lo que podría llegar a aportar Mickey.

El guionista, cuando estaba escribiendo la película, ya tenía presente en cierta forma la historia de Rourke.
¿Cuánto de Rourke hay en el personaje de The Ram?

Creo que el guionista, cuando estaba escribiendo la película, ya tenía presente en cierta forma su historia, los altibajos de su carrera. Después, en el rodaje, era imposible no recurrir en ciertos momentos a su propia experiencia personal.
¿Cómo le orientó en el rodaje?

Quise dejarle trabajar con cierta libertad. Que siguiese su propia inspiración, que volviese a interpretar tan bien como lo había hecho en otras películas. Básicamente, me limité a darle muchos ánimos y facilitar, en todo lo posible, que tuviese un clima propicio para desarrollar su creatividad.
¿Fue muy duro?

Sí. A veces el rodaje era difícil. Es un personaje complicado, frágil, y Rourke también lo es, por lo que a veces intentaba protegerse.
¿Cómo le llegó a usted el guión?

La idea circulaba por los estudios en los noventa, pero los productores no encontraban el guión adecuado. Finalmente, cuando lo tuvieron, me lo enviaron, y me gustó mucho desde el primer momento. Tenía mucha acción, pero también partes emocionantes y algo de comedia.
Rescatamos la cultura, la música y aspectos de la lucha libre de los ochenta; fue bastante divertido

La década de los ochenta, vista ahora, tiene algo de cómico...

Es una época que nunca me ha gustado mucho, pero queríamos mostrar a alguien que hubiese conocido la gloria entonces y que ahora hubiese sido olvidado. Así es el personaje de la película, y también hay bastante de eso en la carrera de Rourke. Así que rescatamos la cultura, la música y aspectos de la lucha libre de los ochenta. Fue bastante divertido.

¿Qué es lo mejor y lo peor de esa década?

Los peinados. Seguramente, es lo mejor y lo peor a la vez. Eran fascinantes.

¿Contactaron con luchadores reales para darle más realismo a la historia?

Sí. Buscamos luchadores veteranos y hablamos con ellos. Algunos estaban retirados, otros seguían en activo...Nos fijamos en sus vidas reales, y algunas de esas historias aparecen en la película.

¿Cómo trabajó con los actores?

Les estimulé para que improvisaran. Creo que un 30-40% de las actuaciones son improvisadas. Quería captar la naturalidad, que fuese una interpretación espontánea. No quería algo estricto, sino captar cosas inesperadas que pudiesen suceder en el rodaje.

¿Cuál es su escena favorita de la película?

Me encantan las del vestuario, cuando los luchadores se abrazan, recuerdan épocas pasadas y rememoran batallas. También me gustan aquellas en las que el personaje de Marisa Tomei, la bailarina de strip tease, reflexiona sobre la diferencia entre su trabajo y su vida personal. Me parece que esa dualidad de los personajes es muy interesante, ver cómo afrontan las diferencias entre la realidad y el mundo en el que tienen que fingir.

¿Ganará Rourke el Oscar al mejor actor?

¡Ojalá!. Sería muy bueno para él y para la película. Pero es difícil comparar actuaciones, porque todos los candidatos han hecho trabajos tremendos.

¿Qué le parecen los Oscar?

Algo muy bueno, sobre todo para una película pequeña como la nuestra. Es bueno que se hable de ella, y que se reconozca el trabajo de gente que ha participado.

¿Ha cambiado usted mucho desde Pi o Réquiem por un sueño?

Espero que sí, tanto como director como persona. Cuando afronto un proyecto, espero que sea un paso más en una evolución personal y profesional.

¿Rodará finalmente el remake de Robocop?

De momento, trabajamos en un guión. Pero todavía es prematuro afirmar que la película se hará, y que yo la dirigiré.

BIO: Nació en EE UU en 1968. Fue elegido como mejor director en el festival de Sundance por Pi. Con Réquiem por un sueño se impuso en Valladolid. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento