El príncipe Guillermo se salta el protocolo al despedirse de Isabel II: "Bye, Gran"

El prínicipe Guillermo de Inglaterra y su abuela, la reina Isabel II de Inglaterra, en la base aérea de Valley on Anglese.
El príncipe Guillermo y su abuela, la reina Isabel II de Inglaterra.
Faye Storer / EFE / Derechos de autor de la Corona británica

Las navidades de 2020 van a ser muy diferentes para todos, incluso para la familia real británica, que, por primera vez en décadas y como medida de seguridad, ha optado por pasar las fiestas separados y no todos reunidos en Sandrignham, como marca la tradición.

El príncipe Guillermo y Kate Middleton comenzaron, el pasado domingo, una ronda de visitas por todo el país con el objetivo de agradecer a los profesiones que han trabajado durante la crisis sanitaria. Así, han protagonizado encuentros con estudiantes, trabajadores de bancos de alimentos o transportistas.

Entre estas paradas, destacó la que Middleton hizo en el hospital Royal Berkshire de Reading, donde nació el 9 de enero de 1982, para conversar con los médicos y enfermeros que actualmente trabajan allí. 

Sin embargo, la visita más emotiva tuvo lugar en el palacio de Windsor, donde la pareja se reunió con Isabel II, manteniendo la distancia de seguridad, para saludarse y desearse lo mejor antes de la Navidad. En la residencia, la monarca y su marido, Felipe de Edimburgo, recibieron también al príncipe Carlos y su esposa Camila, al príncipe Eduardo y Sofía de Weesex y a la princesa Ana.

El encuentro, aunque breve, ha sido intenso. La familia ha podido disfrutar de la decoración navideña y la interpretación de villancicos por parte de la banda de música The Salvation Army International Headquarter. Al despedirse, el príncipe Guillermo se ha comportado como nieto antes que como futuro rey en su trato con Isabel II. "Bye, Gran", ha dicho Guillermo a la reina, que en castellano se traduce como "Adiós, abu".

Esta no es la primera vez que Guillermo se salta el protocolo para dirigirse a su abuela. Cuando era solo un niño, se cayó mientras jugaba y empezó a llorar mientras gritaba "Gary". La reina, presente en ese momento, acudió rápidamente a consolar a su nieto y explicó: "Yo soy Gary. Es que todavía no ha aprendido a decir Granny (abuelita) bien".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento