El chavismo vuelve a dominar el Parlamento de Venezuela tras hacerse con el 91% de los escaños

El candidato chavista a la Asamblea Nacional de Venezuela Diosdado Cabello, y la vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez, celebran los resultados las elecciones legislativas, en Caracas.
El candidato chavista a la Asamblea Nacional de Venezuela Diosdado Cabello, y la vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez, celebran los resultados las elecciones legislativas, en Caracas.
RAYNER PEÑA R. / EFE

El chavismo volverá a dominar el Parlamento de Venezuela después de que este miércoles confirmara su arrolladora victoria en los cuestionados comicios del domingo, en los que con un 30% de participación consiguió 253 escaños, de los 277 en liza, y cuyo proceso electoral ha sido rechazado por la oposición mayoritaria, la OEA y la UE.

El oficialismo obtuvo en 2015, con 5.625.248 votos, el 32,9% de los asientos en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) y ahora con más de 1.300.000 respaldos menos se ha hecho con el 91% de la Cámara debido a la bajísima participación y a la no participación de la oposición mayoritaria hasta ahora, que consideró un fraude esta elección.

El resultado otorga el mayor control parlamentario que haya tenido organización política alguna desde que el Legislativo fue instaurado en el año 2000.

Resultados actualizados

El último boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE), publicado a las 17.00 hora local (21.00 GMT), cifra el total de votos contados en 6.227.690, lo que representa el 30% del total del padrón electoral de 20,7 millones de venezolanos.

No obstante, la participación oficial reportada hasta ahora es del 30,50%, por lo que se desconoce si ha habido variaciones con respecto a este porcentaje o se queda finalmente en el 30%, en cuyo caso fueron contados todos los votos emitidos.

Según el informe, el gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) se queda con 253 escaños, mientras que las formaciones opositoras Acción Democrática (AD) y Primero Venezuela (PV) se hicieron con 11 y 2 escaños, respectivamente.

Los otros asientos obtenidos por la oposición minoritaria que participó en estos comicios fueron 3 para Avanzada Progresista (AP), 3 para El Cambio, una para el partido socialcristiano Copei y otra para el Partido Comunista (PCV).

Triunfos polémicos

Dos victorias confirmadas este miércoles desataron la polémica en el país al tratarse de dos opositores que resultaron electos por modalidades distintas a las que se postularon.

Uno de ellos es el diputado Luis Parra, respaldado como presidente de la AN por el chavismo y la oposición minoritaria, quien consiguió la reelección mediante la "lista nacional", si bien él competía por la lista regional de Yaracuy, el estado occidental del que es oriundo.

El otro caso lo protagoniza Timoteo Zambrano, líder de la formación Cambiemos, quien compitió en las votaciones respaldado únicamente por su partido y no consiguió los votos suficientes para la victoria.

Tras el acto electoral, el CNE informó de que gracias a una alianza partidista, que no se conoció hasta este martes, el dirigente había obtenido el escaño.

Zambrano y Parra habían sido acusados por la oposición mayoritaria que controla el Legislativo de ser "colaboracionistas" del chavismo y de mantener acuerdos en secreto con el Gobierno para lucrarse.

Voto indígena

La adjudicación de 274 escaños deja solo tres puestos por definir, los mismos que se estaban eligiendo este miércoles en unas votaciones aparte en las que solo participan miembros de las comunidades indígenas.

Tradicionalmente, estas votaciones se realizaban en la misma jornada que el resto, pero este año el CNE decidió cambiar el proceso de la elección de los representantes de los indígenas al eliminarles el voto directo y realizarlo en una fecha distinta.

El proceso para escoger a los tres parlamentarios se estaba realizando en 10 de los 23 estados de Venezuela que representan a las tres regiones del país con comunidades indígenas.

Según informó el CNE, el padrón electoral de etnias minoritarias para esta votación es de 3.558 electores, pues previamente las comunidades realizaron asambleas para elegir a los delegados que votaban para escoger a los diputados.

Elecciones cuestionadas

El proceso electoral ha sido cuestionado por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), que no ven estos comicios como democráticos ni transparentes.

Además, los opositores que actualmente controlan la Cámara no acudieron a estas elecciones al considerarlas un fraude que buscaba, aseguran, legitimar al Ejecutivo de Nicolás Maduro, al que tachan de dictadura.

No obstante, sí se presentaron algunos de los partidos más grandes de la oposición, previamente intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que además nombró directivas impuestas para que concurrieran a los comicios

Mostrar comentarios

Códigos Descuento