Logo del sitio

Cuatro voluntarios de la vacuna Pfizer resultaron afectados por la parálisis de Bell, aunque descartan su relación

La vacuna contra el COVID-19 BNT162, que está siendo desarrollada por Pfizer y BioNTech
La vacuna contra el coronavirus que ha desarrollado Pfizer.
BIONTECH
La vacuna contra el coronavirus que ha desarrollado Pfizer.
BIONTECH

Durante los ensayos de la vacuna Pzifer se han detectado cuatro casos de voluntario que sufrieron una parálisis facial. Sin embargo, por el momento no hay indicios que relacionen esto con la administración de la vacuna.

La parálisis de Bell es un trastorno del nervio que controla los músculos de la cara, provocando que estos no se puedan usar correctamente. Generalmente suele ser una dolencia temporal, y en este caso los cuatro voluntarios ya se han recuperado.

El hecho de que las cuatro personas afectadas con la parálisis estuvieran en el grupo que había recibido la vacuna y no el placebo dio la voz de alarma. Pese a ello, desde la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (USFDA) informaron que "cuatro casos en el grupo de la vacuna no representan una frecuencia superior a la esperada en la población general".

El número de personas que sufrieron la parálisis está dentro de la tasa normal de aparición de esta afección en la población de un país. Por tanto, según la USFDA lo ocurrido en los ensayos d Pfizer "encaja con la tasa de antecedentes esperada en la población general".

Aún así, desde la organización estadounidense se ha advertido a los técnicos de Pfizer para que estén alerta y "vigilen los casos de parálisis de Bell con el despliegue de la vacuna en poblaciones más grandes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento