Raquel Meroño: "'MasterChef Celebrity 5' me ha hecho darme cuenta de que los sueños no hay que perderlos nunca"

Raquel Meroño, ganadora de 'MasterChef Celebrity 5'.
Raquel Meroño, ganadora de 'MasterChef Celebrity 5'.
RAÚL TEJEDOR

MasterChef Celebrity 5 terminó este martes con una final sorprendente. Tras las apuestas de muchos que apuntaban que ganaría Nicolás Coronado, o el perfeccionismo y la concentración de Josie, finalmente fue Raquel Meroño quien se alzó con la victoria en un duelo contra Flo.

La actriz, conocida por sus papeles en series como Al salir de clase o Yo soy Bea, fue evolucionando durante el concurso, pues incluso llegaron a considerar que tenía menor nivel. Pero con trabajo y esfuerzo, Raquel Meroño se aplicó y llegó a ganar varias pruebas e incluso replicar platos de cocineros con estrellas Michelín.

Tal y como ella dijo en el último programa, ha pasado de ser una "mamá de microondas" a una "mujer cocinera", cambiando por completo su relación con los fogones. Sin duda, es algo que ella nunca se imaginó que pasaría cuando aceptó esta aventura.

Enhorabuena por su victoria. ¿Pensaba que podría ganar cuando comenzó el programa? Cuando entré lo que esperaba era que no me echaran la primera ni la segunda para que mis hijas no se murieran de vergüenza ajena, que los adolescentes lo pasan fatal con esas cosas. Pero luego fue cuestión de ponerme metas a corto plazo: la primera era que no me echaran, la segunda seguir aprendiendo... Luego encontré que mis compañeros empezaban a confiar en mí y a valorarme, y los jueces también. Así que ya me empoderé y dije: "No, puedes llegar más lejos de lo que pensabas. Confía en ti". Raquel Sánchez Silva también me escribió una carta preciosa después de la repesca y me hizo darme cuenta de que había evolucionado mucho y que podía seguir creciendo y avanzando si seguía trabajando bien.

¿Fue dura la final? Sí, pero es que se alinearon los astros porque yo pensaba que tanto Josie como Nicolás, que habían sido grandes favoritos desde siempre, iban a llegar al último cocinado. Sin embargo, ahí no sé qué me pasó. Me quemé las manos y, lejos de hundirme, me vine todavía más arriba, saqué fuerzas de debajo de las piedras. Me volví una leona, llegué a la final, no cometí ningún error y tachán. Dependía también de que los contrincantes cometieran algún fallo y tú no. Entonces se dio todo para que pudiese escalar hasta la cima. Fue muy apasionante.

¿Cuándo comenzó a idear el menú del duelo? Hasta que no eres finalista no te pones a ello. Cuando ya somos cinco finalistas es cuando te dicen que hay que empezar a diseñar un menú. Y ahí es cuando coges a alguien super top, como finalista ya puedes llamar a la puerta de alguna superstar de la cocina para decirle que te ayude. Flo estuvo con Toño Pérez, Josie con Isabel Maestre... A mí, como Oriol Castro en la prueba en Las Ramblas de Barcelona dijo que a quién se llevaría a su cocina a trabajar era a mí, pues con todo el morro dije: "Oye, ¿me lo dijiste de verdad?". Lo dijo, lo dijo, está grabado.

¿Durante el programa también estuvo aprendiendo con otros chefs? Sí, todo esto habría sido imposible si yo no hubiese conocido a una mujer que se llama Bárbara Buenache, que ha sido mi coach durante todo el programa. Todos los días que yo no estaba en el programa, que eran tres días de grabación, estaba con ella haciendo cocinados de 10 y 12 horas. Durante 12 semanas. No he parado de trabajar y de prepararme. Por eso ha sido la evolución como ha sido, porque he estudiado. Del mismo modo, Josie estaba con Isabel Maestre en su obrador. Estábamos los dos trabajando, haciendo como un MasterChef paralelo. Ha sido agotador, pero es que era la única forma, la única.

Ha tenido sus frutos para ambos. Sí, desde luego. Además, quiero muchísimo a Josie y le veía muy ganador. Yo sé que Josie se ha ganado el cariño y el respeto del público y ha sido genial cómo ha cautivado a todo el país. Es muy mediático y siento que todos hemos ganado. Nicolás ha enamorado también al país entero, gente de todas las generaciones. Ha estado muy bien porque yo creo que todo el mundo ha brillado, se ha coronado y ha sido bonito. Ha sido un viaje de superación y compañerismo.

Raquel Meroño levantando el trofeo de ganadora de 'MasterChef Celebrity 5'.
Raquel Meroño levantando el trofeo de ganadora de 'MasterChef Celebrity 5'.
RAÚL TEJEDOR

La apodaban "mamá microondas" por sus habilidades culinarias. ¿No le dio miedo entonces enfrentarse a esta aventura? Bueno, yo cuando se lo conté a mi madre, me dijo: "Pero tú estás loca, hija. ¿Tú has visto el programa? Eso es imposible". Y le dije: "Mamá, ha habido mucha gente que empezado sin tener ni idea y luego incluso ha ganado. Es una cuestión de currar". Pero sí, al principio te da mucho vértigo porque cuando ya has aceptado y te pones con la lección 1 del curso online de MasterChef te explican un montón de utensilios que no conoces. Y digo: "Que todavía no me he metido en materia y ya tengo que estar estudiando un montón de términos que no había escuchado en mi vida". Yo me iba haciendo dibujitos de todos los apuntes... Pero ha sido muy bonito de vivir. Ha sido muy guay el haberme demostrado a mí misma y a los demás que con esfuerzo y con ilusión se sacan las cosas adelante y que todo puede pasar.

También se lo ha demostrado a sus hijas, ¿no? Porque cocinaron con usted en una prueba, estuvieron en la final. Claro, el poder estar demostrando con ejemplos todo este rollo de la superación, que a un adolescente le hablas de superación y del esfuerzo y le entra por una oreja y le sale por la otra... No es lo mismo eso que ver que su madre le demuestra con práctica de lo que es capaz uno cuando se lo toma en serio, se lo curra y se esfuerza. Entonces, ahora mismo, tener unas hijas con 14 años que quieren a su madre y la miran con admiración es muy complicado, porque a esta edad todas quieren que desaparezcas de sus vidas. (Risas)

¿Aplicará todo lo que ha aprendido en su chiringuito de Tarifa? Pues esta pregunta me hace mucha gracia porque mis socios, cuando lo lean, van a saber que es verdad lo que voy a contar. Yo llevo diciendo desde hace un par de añitos: "Oye, y si cambiamos la carta un poquito, y si metemos platos nuevos". Y todo el mundo me decía que funcionaba así, que para que lo iban a cambiar. Y ahora ya salgo de MasterChef y lo primero que me han dicho ha sido: "Oye, podías inventarte algún platito así para la carta". Y digo: "Ah, ahora sí, ¿no?". (Risas) Madre mía, cómo cambia el cuento. Pero bueno, yo feliz de hacerlo.

Haciendo balance, ¿qué ha significado para MasterChef Celebrity tanto personal como profesionalmente? Ha sido una bombona de oxígeno en mitad de un momento muy complicado. Una razón por la que luchar, un objetivo que me ha hecho demostrarme a mí misma muchas cosas y me ha hecho reconectar con las ilusiones de cuando era más joven. Darme cuenta de que los sueños no hay que perderlos nunca de vista. Me ha revitalizado en todos los sentidos. Y sobre todo, he podido conectar con un público que no me conocía, y los que me conocían se han sorprendido de ver cómo era. Porque también es un formato que deja que la gente te conozca porque te llevan al extremo, y ahí no hay trampa ni cartón. Se ve cómo eres, no puedes esconder nada y todo lo coge la cámara. Entonces me encanta que haya habido tanta gente que me esté descubriendo en este programa. Cuando me conocía de antes, pues ni fu ni fa, no les producía ningún tipo de emoción, y sin embargo ahora han sufrido conmigo, se han emocionado y me siento mucho más cerca, la verdad.

¿Por qué eligió Mensajeros de la Paz como fundación a la que donar los 75.000 euros del premio? Pues porque ya tenemos muy claro que es una organización seria. Estamos viviendo unas circunstancias actuales del país en las que hay mucha gente que tenía su trabajo y una vida absolutamente normal y ahora no tiene cómo alimentar a su familia. Es que es muy dramático y me parece que tenía que ir destinado a gente que precisamente se ocupa de eso, que no le falte la comida a las familias españolas que lo necesitan.

¿Cómo cree que va a seguir esta historia? ¿Se plantea un futuro profesional como cocinera? No, ya me gustaría a mí. Llego muy tarde. He aprendido mucho, pero para llevar una cocina hay que saber todavía muchísimo más. Y se tiene que tener una vocación enorme porque la presión, los ritmos y los horarios de cocina son para apasionados. Si no, no aguantas todo, es tremendo.

Entonces, ¿MasterChef Celebrity ha sido más bien una reconexión a la televisión? Sí, sí que ha sido una conexión, primero conmigo misma, y luego a la televisión. Y también ha sido un viaje increíble. Ha sido un descubrimiento diferente de la cocina y un acercamiento. Mira que a mí me gusta comer, es que soy muy glotona, muy disfrutona. Me encanta ir a restaurantes, probar sabores nuevos. Pero claro, es que ahora los saboreas todavía más. Ha sido el coger una pasión y hacértela entender desde otro punto de vista.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento