Massarrojos redescubre su refugio antiaéreo de la Guerra Civil, que se abrirá al público tras su rehabilitación

  • Una vez el recinto municipal sea visitable, a inicios de 2021, precisará cita previa y se accederá con guía y aforo limitado.
  • ​Ribó afirma en la visita a este espacio que "recordar es fundamental" y destaca la memoria sobre "la barbarie de la guerra".
Pasadizo del refugio.
Pasadizo del refugio.
JOSE CUELLAR / AYTO. VLC

El refugio antiaéreo de la pedanía valenciana de Massarrojos abrirá al público a comienzos de 2021 para poder ser visitado, con guía, tras su rehabilitación, como ha anunciado este miércoles el alcalde de València, Joan Ribó, durante su visita a este espacio. El primer edil ha considerado que "recordar es fundamental" y ha destacado que estas instalaciones aluden a "la barbarie de la guerra".

Ribó ha visitado el refugio junto a las concejalas de Patrimonio y Recursos Culturales y de Pueblos de València, Glòria Tello y Lucía Beamud, respectivamente, y del alcalde del pueblo de Massarrojos, Carles Verdaguer.

"La memoria histórica es fundamental para recordar que València fue una de las zonas de la España republicana que sufrió más bombardeos, los efectos que estos bombardeos tuvieron contra la ciudad y contra la población civil", ha manifestado el responsable municipal. "Recordar es fundamental y con este refugio recordamos la barbarie de la guerra", ha subrayado.

En este sentido, Ribó ha resaltado las labores llevadas cabo para rehabilitar los tres refugios de titularidad municipal --este, el que hay en el edificio del Ayuntamiento de València y el de la calle Serranos-- en los últimos años y así "recuperar la memoria histórica".

Por su lado, Verdaguer ha agradecido la actuación realizada en el refugio de Massarrojos por parte del Ayuntamiento de València y así "por pensar en sus pueblos, que también forman parte" de la capital.

Verdaguer ha explicado que "el pueblo de Massarrojos, que en la década de los años treinta tenía unos 700 habitantes, corría al refugio cuando escuchaba las campanas, que repicaban con un toque fuerte para avisar de los ataques".

Ribó, en su visita al refugio antiaéreo de Massarrojos.
Ribó, en su visita al refugio antiaéreo de Massarrojos.
JOSE CUELLAR / AYTO. VLC

Asimismo, ha señalado que "al acabar la Guerra Civil, hubo un mantenimiento del refugio hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, pensando en una posible invasión aliada" y ha apuntado que, "posteriormente, se utilizó como plantación de champiñones hasta que fue tapiado".

Núcleo histórico primitivo

Este refugio está situado dentro del ámbito de protección del núcleo histórico primitivo de Massarrojos y fue construido en los últimos meses de la Guerra Civil excavado directamente en el subsuelo rocoso para proporcionar una protección a los vecinos de este núcleo de población "ante los ataques aéreos del bando rebelde", ha detallado el Consistorio.

Igualmente, ha detallado que las obras de este espacio comenzaron el 21 de mayo de 1938 y finalizaron el 23 de marzo de 1939, según consta en el archivo municipal. Como ha expuesto el alcalde de Massarrojos, el Ayuntamiento ha agregado que tras la contienda militar el refugio "quedó inacabado, oculto en el subsuelo" y que, "incluso, se tapiaron los accesos".

Por otro lado, la administración municipal ha precisado que "a diferencia del resto de refugios de la ciudad, que están construidos con hormigón armado, el de Massarrojos está excavado directamente en el suelo geológico aprovechando el sustrato de roca".

El alcalde de València observa el interior del refugio de Massarrojos.
El alcalde de València observa el interior del refugio de Massarrojos.
JOSE CUELLAR / AYTO. VLC

El espacio dispone de un pasillo alargado de 125 metros de largo, 2 metros de ancho y una profundidad media de 10 metros. Cuenta con dos accesos: en la plaza del Soñador y en la calle Benet Bosch. Las paredes están lucidas de un color rojizo por el uso de arena y llevan adosado un banco corrido.

El refugio tiene una superficie útil de 297,31 metros cuadrados y capacidad para 230 personas sentadas. Este es el único refugio que se conserva en un pueblo de València ciudad, ha subrayado el Ayuntamiento.

Obras de rehabilitación

Por otro lado, el Consistorio ha indicado que las obras de rehabilitación de esta instalación han tenido un coste de 205.625 euros y han consistido en la colocación de alumbrado y ventilación en la sala subterránea, así como en la reposición de los derrumbes, restauración de bancos, tratamiento de paredes y suelo. Además, se ha llevado a cabo la construcción de dos accesos en recodo desde la vía pública con escaleras cubiertas por bóveda acabada en ladrillo.

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, ha afirmado que se ha hecho "una actuación rehabilitadora respetuosa con el patrimonio y la historia". Tello ha recordado que se tenía constancia de la existencia del refugio pero ha expuesto que "no se sabía dónde estaba la entrada hasta que, durante las fiestas de 2016, en unas obras para la instalación de una valla, se descubrió casualmente".

Exterior del refugio.
Exterior del refugio.
JOSE CUELLAR / AYTO. VLC

La rehabilitación acabó el 30 de septiembre y ha sufrido retrasos como consecuencia del estado de alarma por la covid-19, según el Ayuntamiento.

Reserva previa

Cuando quede abierto al público el refugio podrá visitarse con un aforo máximo de 20 personas por visita y con cita previa. Estará abierto cuatro días a la semana. Miércoles y viernes recibirá visitas escolares, mientras que sábado y domingo se abrirá para público en general. "Queremos que el refugio de Massarrojos entre dentro del circuito de refugios aéreos de la ciudad para que la gente pueda visitarlo", ha agregado Tello.

Junto a la rehabilitación de este espacio, el Ayuntamiento ha acometido obras de reurbanización en todo su entorno. Así, se han pavimentado y reacondicionado las plazas de la Llotgeta, el Soñador y de los Mártires, con la intención de proteger esta zona de Massarrojos, que dispone de dos bienes de Relevancia Local --la Iglesia y el centro histórico--.

En concreto, se han peatonalizado las plazas, se han instalado alcorques, se han plantado árboles y se ha colocado mobiliario urbano con una inversión total de reurbanización de más de 176.000 euros aprobada en los presupuestos participativos. Además, se han realizado investigaciones arqueológicas y estudios topográficos por valor de 23.000 euros más.

Lucía Beamud ha valorado las inversiones hechas en Massarrojos y ha afirmado que "València son también sus pueblos", al tiempo que ha subrayado que la intervención patrimonial de recuperación del refugio ha ido acompañada de otras siguiendo también el modelo de València, Ciudad de Plazas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento