Fin de la Berlinale
La actriz Magaly Solier sostiene el Osos de Oro junto a la directora Claudia Llosa. (REUTERS) REUTERS
Lo comentaban los responsables de La teta asustada en la fiesta que ofrecieron el día que la cinta se presentó a la prensa, "estar en la Berlinale es un premio para nosotros". Pero el premio gordo estaba por llegar. La segunda película de Claudia Llosa se ha alzado con el oso de oro a la mejor película de la 59 edición del certamen berlinés.
Asghar Farhadi se ha llevado el oso de plata a la mejor dirección

 No partía entre las grandes favoritas, pero la prensa la tenía en sus quinielas. La historia de una mujer peruana que intenta superar los traumas por los que pasó durante los años de la guerra sucia entre el ejército y el grupo terrorista Sendero Luminoso ha obtenido el beneplácito del jurado, que le ha otorgado el galardón "por unanimidad", ha reconocido la presidenta, Tilda Swinton. No ha acabado aquí el goteo de premios para la cinta de Claudia Llosa, también ha obtenido el premio de la crítica.

El Berlinale Palast ha hablado más castellano que nunca. Gigante, ópera prima del argentino Adrián Biniez, se ha hecho con tres premios, entre ellos el Gran premio del jurado (ex aequo con Everyone Else, de la alemana Maren Ade). El argentino, que ha acabado sin palabras de elogio después de repetir visita al estrado hasta en tres ocasiones, ha visto premiado un trabajo muy personal y que ha despertado emociones encontradas entre los espectadores.

No sólo el Gran premio del jurado ha sido para Gigante. También el de mejor ópera prima y el Alfred Bauer (también compartido con Tatarak, de Andrzej Wajda), galardón que se concede a la cinta más innovadora.

Los momentos más emotivos de la entrega de premios los ha protagonizado Sotigui Kouyate, que ha obtenido el oso de plata a la mejor actuación por su papel en London River. El actor malí, de 72 años, cautivó al jurado con su interpretación de un padre que viaja a Londres en busca de su hijo, al que no consigue localizar el día de los atentados del 7 de julio. Birgit Minichmayr, coprotagonista de Everyone else, ha obtenido el de mejor actriz.

Polémicas y olvidados

El premio más polémico ha ido a parar a manos de la iraní About Elly. Asghar Farhadi se ha llevado el oso de plata a la mejor dirección por una cinta que pasó sin pena ni gloria y a la que la prensa le echó en cara una dirección poco pulida y con demasiados subrayados.

The Messenger y London River, que partían como grandes favoritas, se han quedado con la miel en los labios. Se han llevado su parte del pastel (mejor guión para The Messenger, mejor actor para London River) pero no han copado ninguno de los premios principales.

La 59 edición de la Berlinale ha cerrado así un año que será recordado por el triunfo del cine latino. La teta asustada y Gigante se han hecho con cinco premios y han dado continuidad al poder del cine latino en un festival que ya se rindió el año pasado a Tropa de Elite, la fascinante historia del brasileño José Padilha.

Ha sido una edición marcada por el cine de contenido social y por grandes divas de Hollywood. Renée Zellweger, Demi Moore y Michelle Pfeiffer pasearon su glamour por la alfombra roja del Berlinale Palast. Pero a la hora de la verdad, la mirada cautivadora de Magali Solier en La teta asustada les ha ganado la partida.