El paro sube en época de crisis económica, pero hay profesiones de difícil cobertura para las que el INEM no encuentra aspirantes. En las dos Castillas se buscan pastores, en las islas médicos, en Madrid hasta un croupier, en Cataluña enterradores y en el País Vasco una doncella.

Son algunos de los empleos que el INEM incluye en su Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura y que este organismo revisa cada trimestre. Los empresarios se encuentran con más problemas a la hora de cubrir empleos técnicos, como los de operadores de máquinas rectificadoras, de fresadoras, de equipos compresores de gas o de plantas de tratamiento y depuración de agua. Hay ovejas en las dos Castillas, pero no pastores, tal y como se deduce de la relación de puestos de trabajo para este tradicional empleo que no resulta fácil de cubrir en provincias como Albacete, Cuenca, Salamanca, Segovia o Zamora.

También en Madrid la existencia de ganado ovino hace necesario recurrir a trabajos casi en riesgo de extinción, como el de esquilador, que tampoco tiene muchos pretendientes. Y en una comunidad donde predomina lo urbano, la oferta alcanza a oficios que requieren una destreza especial, como el de croupier.

En Madrid la existencia de ganado ovino hace necesario recurrir a trabajos casi en riesgo de extinción

Parece mentira, pero hay empresarios en Madrid que no encuentran profesores de idiomas, peluqueros de caballeros o, en pleno invierno, mecánicos reparadores de calefacciones. Guarda de cotos de caza y/o pesca piden en Asturias, donde también solicitan peluqueros, aunque esta vez de perros, agentes tributarios, planchistas de cafetería, pizzeros, estilistas, reparadores de bicicletas u oxicortadores a mano, entre otros.

Baleares, Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla andan escasas de médicos, una profesión de difícil cobertura en estos territorios que copa el listado del Catálogo. Oncólogo, hematólogo, pediatra o anestesista son algunas de las especialidades ofertadas, especialmente en Canarias y, en concreto, en Lanzarote.

Murcia está en la Península y, por tanto, el motivo para que no se cubran profesiones sanitarias no es la lejanía como en los casos anteriores. Sin embargo, dos tercios de su listado de empleos complicados de cubrir corresponden a médicos.

Nadie se postula para doncella o ayuda de cámara en el País Vasco, ni tampoco para bañero (empleado de balnearios, saunas o baños turcos) ni para reparador de motores de avión y helicópteros. A pesar de que Cataluña es la cuna del cava, en la relación de puestos de difícil cobertura figuran numerosos requerimientos para operadores de máquinas con las que elaborar este espumoso. Cataluña busca igualmente, y en todas sus provincias, empleados de servicios funerarios, pero también de centros de recreo.

Valencia no encuentra guarda de riego, monitor de servicios a la comunidad ni óptico, y en Lugo nadie se ofrece para empalmar cables eléctricos aéreos y subterráneos o para tractorista. Unos oficios muy comunes, como es el de conductor de autobús urbano o técnico en electricidad, no encuentran novios en Navarra, como tampoco los de zapatero o veterinario en Melilla.

Otras ocupaciones incluidas en este catálogo, ofrecidas en este caso por el Gobierno, son las de deportista profesional y las de entrenador deportivo. Igualmente, en el sector de Marina Mercante necesitan prácticamente a toda la tripulación de un barco, desde el maquinista naval y el contramaestre hasta el piloto de buque, pasando por un auxiliar de pasaje, un cocinero, un marinero de cubierta o un mayordomo