El presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante una rueda de prensa. EFE
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante una rueda de prensa. EFE EFE

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha forzado a los representante de la OTAN a que le cambien de sitio en la mesa de conferencias durante los actos festivos del 60º aniversario de la Alianza Atlántica, el próximo abril, afirma el semanario Der Spiegel en su edición del lunes.

Sarkozy, que ha traído de cabeza durante semanas a la diplomacia de la OTAN en Bruselas por el lugar en el que se sentará, llegó a amenazar con no asistir a los actos en Estrasburgo (Francia), Kehl y Baden-Baden (ambas en Alemania) si no ocupaba en la mesa un lugar junto al secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.

La revista recuerda que lo habitual es que los jefes de Estado y Gobierno de la OTAN se sienten en la mesa de conferencias siguiendo el orden alfabético del nombre de sus países en inglés.

Añade que, para evitar un escándalo, los organizadores del evento han alcanzado un compromiso diplomático con el máximo mandatario francés.

Mientras las cámaras de televisión se encuentren rodando en la sala, Sarkozy podrá sentarse al lado derecho del secretario general de la OTAN, mientras la canciller alemana, Angela Merkel, lo hará a la izquierda.

Pero en cuanto los 26 jefes de Estado y Gobierno de la OTAN inicien sus sesiones a puerta cerrada, se producirá un cambio de sillas y todos volverán al lugar que les corresponde alfabéticamente.

De Hoop Scheffer estará escoltado a un lado por el secretario del Consejo Atlántico, un diplomático de la organización, seguido del primer ministro belga, Herman van Rompuy.

Al otro lado del secretario general de la Alianza se sentará el vicesecretario de la organización, seguido del presidente de Estados Unidos, Barak Obama.