El príncipe Carlos, junto a su esposa Camilla, en una imagen de archivo.
El príncipe Carlos, junto a su esposa Camilla, en una imagen de archivo. ARCHIVO

La prensa británica y algunos miembros del Parlamento critican este fin de semana al príncipe Carlos por contratar un jet privado para la "gira medioambiental" que le llevará en marzo a las islas Galápagos (Ecuador) y otros países latinoamericanos.

Coincidiendo con el 200 aniversario del nacimiento de Charles Darwin, autor de la teoría de la evolución natural, el heredero al trono británico realizará este viaje acompañado por su esposa Camilla con el objetivo de apoyar la lucha contra el cambio climático y defender la conservación del medioambiente.

Así lo informó este viernes un portavoz de su residencia oficial de Clarence House, que no precisó la fecha del viaje de la pareja real e indicó que durante 10 días el príncipe de Gales visitará Galápagos, Ecuador continental, Brasil y Chile.

"El príncipe de los hipócritas: Carlos se embarca en una cruzada 'verde'... a bordo de un avión privado

"El príncipe de los hipócritas", titula hoy a toda página el diario Daily Mail, que añade en su antetítulo: "Carlos se embarca en una cruzada 'verde'... a bordo de un avión privado".

El diario cifra en 300.000 libras (unos 336.000 euros) el coste total de este viaje, y afirma que el primogénito de la reina Isabel usará "un avión de lujo para transportarse a si mismo, a la duquesa de Cornualles y a 14 personas más".

Según fuentes próximas al príncipe citadas por el Daily Mail, el viaje sería imposible en vuelos regulares dada la apretada agenda de la gira, en la que tiene previstos más de 40 actos oficiales.

Hubiera esperado que el príncipe tuviera más sentido común y no demostrara un comportamiento tan derrochador

El parlamentario laborista Ian Davidson, miembro del Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes, manifestó que "es difícil justificar que el príncipe de Gales vuele a América del Sur para salvar el medioambiente llevándose a 14 miembros de su personal con un coste atroz, que convierte el viaje en absurdo".

"En un momento en el que la codicia de los banqueros está causando comentarios muy adversos, hubiera esperado que el príncipe Carlos tuviera más sentido común y no demostrara un comportamiento financiero y ecológico tan derrochador", afirmó Davidson.

El hijo de la reina Isabel II es un gran defensor del medioambiente y en el año 2007 estableció el grupo denominado Proyecto de la Selva, dedicado a buscar la manera de preservar las selvas que se ven amenazadas por el cambio climático.

Sin embargo, ésta no es la primera vez que el heredero de la corona es acusado de hipocresía en relación con su defensa del medioambiente, ya que  en 2007 se le criticó por viajar en primera clase a EEUU, junto a 20 personas, para recoger un premio por su defensa de la Naturaleza.