Entrevista | Antonio Banderas: "Tengo miedo a morirme sin haberlo hecho todo"

  • El actor presenta su primer proyecto televisivo, 'Escena en Blanco y Negro', un programa musical e íntimo para Amazon Prime Video.
Antonio Banderas posa en la presentación de 'Escena en blanco y negro'.
Antonio Banderas posa en la presentación de 'Escena en blanco y negro'.
Jesús Dominguez

El actor Antonio Banderas quiere tacharlo todo de su lista de cosas por hacer. Una relación de sueños que no para de crecer y de los cuales ha cumplido ahora uno, bautizado Escena en Blanco y Negro. El actor se embarcó en este proyecto musical y bajo su bandera –perdonen el chiste– navegaron artistas como Vanesa Martín, David Bisbal, Pablo Alborán, Pasión Vega, Rozalén y Pablo López en una serie de siete episodios para Amazon Prime Video, en la que esos artistas liberan música y corazón.

¿Qué es Escena en Blanco y Negro? Es un espacio musical en el que lo que hacemos es traer artistas y dejar que se expresen como ellos quieren. Parece muy simple, pero por lo visto no lo es, resulta muy complicado al parecer hacer eso en televisión (ríe). 

Es tele como la de antes, ¿no? Lo hemos recuperado, porque eso es algo que se hacía en otras épocas. Es precioso porque consigues tener algo único, como es a un artista interpretando canciones fuera de los parámetros que ellos usan. No están en un macroconcierto, están en un ambiente distendido, amigo, íntimo…

¿Cómo se logra ese ambiente? Diseñé una grada donde el público pudiera estar tumbado, tranquilo, con las distancias pertinentes por la pandemia, pero en un ambiente muy de relax que el propio artista le respirase y le abriera las puertas para generarle confianza, un estado de libertad.

Usted pone mucho de su parte... Le añadimos reflexiones poéticas que le he ido metiendo, dibujitos que les he hecho a los artistas, epílogos, monólogos al principio, sobre el escenario, el poder de la música, la esencialidad del arte… 

¿Hace muchas entrevistas en las promociones? He llegado a hacerme 62 entrevistas en un día. Y en once días, con Salma Hayek, hicimos 769 entrevistas, tengo un diploma de Paramount Pictures que lo certifica.

Este era un proyecto distinto para venderlo... Estoy agradecido de que Amazon diera un paso adelante y confiara en una gente que nunca habíamos hecho televisión y creyeran en un proyecto en blanco y negro… se lo creyeron y eso a nosotros nos dio alas. Se han arriesgado mucho y eso a mi hace pensar que con esta gente quiero seguir trabajando.

¿Un soñador necesita a otros soñadores? Si no encuentras otros soñadores te encuentras dándote contra un muro. Y fue fundamental que no pusieron ni una sola condición en lo artístico, porque no estaba dispuesto a renunciar a mi libertad e independencia a la hora de crear.

¿Es más fácil tener grandes invitados siendo Antonio Banderas? Supongo que sí, para qué nos vamos a engañar. Si a mi me llamara Pepe Pérez yo pensaría “este tío quién es y qué quiere”. Supongo que como ya conocen mi trayectoria los invitados pensarán que no les voy a meter en un lío (risas). Además a algunos de ellos ya les conocía personalmente, como David Bisbal, Pasión Vega…

Lo de Pablo Alborán ha sido un conocimiento reciente, ¿no? Es curioso, porque comenzamos a hablar durante la pandemia. Somos malagueños los dos, sabíamos de la existencia el uno del otro pero no nos habíamos encontrado. Y un día me llamó y me dijo que quería colaborar para ayudar en la pandemia. Y como yo tengo un fundación comenzamos a moverlo y colaboramos con un proyecto de la Universidad de Málaga donde estaban desarrollando un respirador. Y ahí nos metimos los dos. Y luego fue el primero al que llamé para el programa, el primer fichaje.

¿Cuál es el denominador común de todos estos artistas? Hay algo en ellos... son cantantes que componen sus propios temas. Quizá cantautor es una palabra muy setentera. Son gente que se involucra en sus propias composiciones, en sus obras. No son cantantes prefabricados. Se han hecho a ellos mismos y han pasado por las etapas lógicas para llegar a donde están. 

¿Incluso David Bisbal? Incluso en el caso de David Bisbal, que no ganó Operación Triunfo, pero que sí triunfó porque ha sido un tipo muy perseverante, un hombre con las ideas muy claras, muy sensato y coherente con su carrera. Y en el programa nos ha dado algunos momentos excepcionales, con emociones personales que no tiene problemas en exponer.

¿Él protagonizó un momento muy bonito en Escena en Blanco y Negro, no? En un momento dado comienza a jugar con su mujer, que estaba en el público embarazada en aquellos momentos y cantarle casi a la niña desde el escenario… cosas muy personales y bonitas que le salió de forma libre, porque estaba a gusto.

"Los hombres trabajan en la madurez con la misma frecuencia. Las mujeres no y es injusto"

La gala Starlite, los Goya, el teatro, la productora… ¿tiene miedo a aburrirse? Tengo miedo a morirme sin haberlo hecho todo, por eso lo hago.

¿Le quedan muchas cosas por hacer? Un montón. Tengo que seguir expandiendo el teatro, que tiene una vocación muy ambiciosa. Queremos hacer las escuelas de oficios del teatro, con escenografía, vestuario, luces, sonido, regiduría, gestión y producción teatral, escuela de voz y canto… Queremos que sea la escuela de este estilo más importante del mundo. Queremos construir un nuevo teatro… Y todo eso añadido a lo que vaya surgiendo por el camino.

Le dieron el Goya de honor en 2015, ¿es una forma de decirle que ya tiene una edad? No (risas). Lo viví con mucha satisfacción, que la propia Academia desde la junta directiva, que son los que lo conceden, para mí fue muy importante. Fue como recibir un abrazo muy bonito de toda la profesión. Fue precioso. Y el del año pasado por Dolor y Gloria, pues también.

¿Dónde los tiene puestos? Los tengo en casa muy bien cuidados y alimentados. Están puestos en una vitrina. Eso que dicen algunos de que los tienen en el baño… no. Yo en una vitrina con una luz puesta, para que se vean bien.

¿Siente la presión de la edad y la belleza? No mucho. Lo veo más en las mujeres que en los hombres. Las actrices lo tienen un poco más complicado. Los hombres trabajan en la madurez casi con la misma fuerza que cuando son jóvenes. Si llegas a los 80 no, ahí baja, naturalmente. Pero las mujeres desgraciadamente lo tienen más complicado. Ha sido así durante muchos años y es muy duro y muy injusto.

Usted ha cantado también en el programa, ¿se sintió cómodo? ¿un actor tiene que ser multidisciplinar? No es obligatorio, hay maravillosos actores que no cantan. Lo que pasa es que cantar te abre otras posibilidades. El teatro musical es un género que me gusta mucho y sobre todo el teatro musical culto, que es lo que quiero traer aquí, obras de culto como A Chorus Line, que es difícil que se produjera en Madrid en plan masivo. Y ahora voy a hacer Company, que es un musical de una categoría que o se hace como yo quiero hacerlo o es difícil de plantear para el gran público.

"Cuando al octavo día la fiebre del coronavirus bajó me fui a la terraza a hacer deporte y sudar"

¿Cuál es la canción que más ha escuchado en 2020? ¿Resistiré? Probablemente, porque además es una canción que para mí tiene un significado que va más allá de la pandemia. Resistiré es la canción que cantamos Pedro Almodóvar y yo en la fiesta de después del estreno de Dolor y Gloria y además es la canción que yo cantaba con Victoria Abril y con Loles León en el coche cuando acababa la película de Átame. Y las canciones que se han hecho en Escena y Blanco y Negro, que sólo del proceso de montaje y edición las habré escuchado cada una 100 veces o más (risas).

¿Sintió miedo cuando le dijeron que tenía coronavirus? Al principio lo viví con fastidio, porque estaba muy a gusto dirigiendo el programa en persona, jugando, hablando con los equipos, explicándoles… y me fastidió cortar eso. Pero me montaron el CESID en casa, con todo lleno de equipos y en el teatro pusieron una pantalla enorme y así yo podía hablar con los intérpretes, con los músicos, con los técnicos… 

¿Le preocupaba la enfermedad? Tuve un cierto miedo porque uno se pone a leer por ahí en internet y leí que el séptimo y el octavo día eran los definitivos, que ahí o te ibas para un lado o te ibas para el otro y hasta que no llegaron esos días… yo tenía fiebre, me dolía el cuerpo y la cabeza y estaba mosqueado, pero el octavo día la fiebre empezó a bajar y me fui a la terraza de mi casa a hacer ejercicio y a sudar.  Me hicieron placas y el aparato respiratorio estaba limpio y la sangre sin trombos y me tranquilicé.

Dicen que no hay nada peor que leer síntomas en Internet... El coronavirus es una cosa muy rara. Porque si te preguntan cuales son los síntomas de la covid resulta que puedes tener dolor de cabeza, fiebre, tos, dolor de garganta, problemas respiratorios, cardiacos, de olfato y gusto, memoria, o no. Se puede usted morir o no le pasa nada. ¿Qué es esto? Es una cosa absurda y lo vuelve todo absurdo. Nada al rededor de esta pandemia tiene sentido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento