Dragón de Komodo
Un ejemplar de dragón de Komodo, un pariente de los lagartos de Bután que estaba investigando este estudiante a través de su caca. ARCHIVO

Un estudiante británico ha demandó a su universidad por haberle tirado a la basura una gran bolsa con excrementos de lagarto.

Daniel Bennett pasó siete años recogiendo caca de un raro lagarto de Bután, de la misma familia de reptiles que el dragón de Komodo, para su tesis doctoral. Y por error, una cuadrilla de limpieza de la Universidad de Leeds arrojó los 35 kilos de deposiciones (valorados en casi 90 euros) a una incineradora.

Los excrementos estaban valorados en cerca de 90 euros

"Llegué a mi escritorio y vi que mis cosas habían sido metidas en cajas y que además habían desaparecido mis 35 kilos de mierda", explicó ofuscado.

La investigación intentaba responder a varios interrogantes sobre la dieta, el tamaño y comportamiento de estos animales a través de los excrementos recopilados en la jungla.