La circulación de trenes por el interior de la futura estación del AVE de La Sagrera es una realidad desde este martes

  • La R1 de Rodalies atraviesa este martes las nuevas vías por primera vez. 
  • Las obras de la estación se iniciaron hace 11 años y estuvieron interrumpidas de 2015 a 2018. 
El túnel que da acceso a la nueva estación de La Sagrera de Barcelona por donde pasarán los trenes de la R1 de Rodalies.
El túnel que da acceso a la nueva estación de La Sagrera de Barcelona por donde pasarán los trenes de la R1 de Rodalies.
ELISENDA ROSANAS / ACN

La circulación de trenes por el interior de la nueva estación intermodal de La Sagrera ya es una realidad. 11 años después del inicio de las obras –que se paralizaron entre 2015 y 2018- Adif ha ejecutado las últimas actuaciones que hacen posible el tráfico ferroviario por el interior de la nueva infraestructura. 

Desde este martes 8 de diciembre, la R1 de Rodalies –la línea Barcelona-Mataró-Maçanet- pasará por las nuevas vías soterradas, en un tramo de casi dos kilómetros que va de la rambla Prim, junto a Sant Adrià del Besòs, hasta el puente de Bac de Roda, en el barrio de La Verneda de Barcelona. Aunque la obra ejecutada en toda la estación está al 40%, los responsables del proyecto aseguran que este es un hito "histórico".

La obra ejecutada en toda la estación 
está al 40% del total

La estación intermodal de La Sagrera ha de acabar convirtiéndose en un espacio de 215.000 metros cuadrados con tres plantas, que permitirán descongestionar la circulación de trenes y ser una de las infraestructuras de referencia en alta velocidad. 

En el nivel inferior habrá ocho vías y cuatro andenes para los trenes regionales, por donde transitarán las líneas Barcelona-Mataró y Barcelona-Granollers. En medio habrá un gran vestíbulo con aparcamientos en los extremos, mientras que en la parte superior habrá ocho vías y cuatro andenes para los trenes de alta velocidad, así como un espacio logístico multioperador con 12 vías para la puesta a punto de los trenes que han de hacer un nuevo servicio.

Con la normalización de la circulación en la R1, Adif completa la primer gran hito de la infraestructura. Para los pasajeros, esto se traducirá en la recuperación de la normalidad en la línea. Durante los últimos cuatro meses y medio, la R1 ha bía modificado su trazado y había reducido su oferta de trenes para que los operarios de la compañía construyesen las nuevas vías en el interior de La Sagrera. 

Desde el pasado 25 de julio, la línea operaba en via única entre las estaciones de Sant Adrià y el Clot-Aragó, bordeando la propia estación intermodal. La oferta era de seis trenes por hora y dirección en horas punta y cuatro trenes por hora y dirección durante el resto de la jornada.

Actuaciones durante el Puente 

La vuelta a la circulación habitual en la R1 ha sido posible después que Adif aprovechase el Puente de la Puríssima para ejecutar las últimas actuaciones. Durante los últimos cuatro días, los operarios han completado los trabajos bajo el puente de Bac de Roda y bajo la rambla Prim para enlazar la parte de vía que faltaba y han llevado a cabo las comprobaciones de seguridad correspondientes, solicitadas por la Agencia Estatal del Seguridad Ferroviaria (AESF).

En caso de que las comprobaciones de seguridad se hubiesen llevado a cabo en un día laborable, cerca de 70.000 pasajeros se habrían visto afectados

Precisamente, fueron las comprobaciones de seguridad las que alargaron el plazo para dar las obras por acabadas. La intención de Adif era restablecer la circulación de trenes a principios de noviembre, pero inicialmente la compañía no tuvo en cuenta estos procedimientos. Es por eso que se decidió ejecutar la operación el pasado fin de semana, un mes más tarde de lo previsto, aprovechando que la afectación sobre el servicio sería menor. En caso de que las comprobaciones de seguridad se hubiesen llevado a cabo en un día laborable, cerca de 70.000 pasajeros se habrían visto afectados.

Futuras actuaciones

Con el trazado de la R1 completado, el siguiente paso es efectuar el traslado de vías de la línea Barcelona-Granollers. El coordinador de las obras de la Sagrera, Luis Ubalde, destacó el pasado octubre que las obras son "especialmente comprometidas", ya que la afectación sobre el servicio ferroviario "ha de ser mínima". En este sentido, Adif aún no ha establecido futuros calendarios, aunque la empresa asegura que las actuaciones avanzan "en los plazos establecidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento