Rafael Amargo, sobre las drogas en su domicilio y sobre su encierro: "Les ha salido el tiro por la culata"

Rafael Amargo habla en el programa de 'Espejo público'.
Rafael Amargo habla en el programa de 'Espejo público'.
ATRESMEDIA

El programa de Espejo público ha emitido este lunes en exclusiva una entrevista del bailarín Rafael Amargo tras salir en libertad condicional. El artista fue detenido la semana  pasada acusado de tráfico de estupefacientes y de pertenecer a un grupo criminal.

El coreógrafo ha defendido en todo momento su inocencia y ha confesado estar lleno de rabia, emoción que descargó sobre el escenario en el estreno de su nueva obra, Yerma. Asimismo, Amargo asegura que hay quien tiene como propósito manchar su imagen y que "todo esto se ha hecho con muy malas intenciones por parte de quien sea".

Amargo ha denunciado las consecuencias que su detención ha tenido para su imagen y, en consecuencia, para su familia. "A mí quién me recupera el tiempo perdido, las lágrimas de mis padres, que a mis hijos les señalen en el colegio... Eso a mí quién me lo paga", ha añadido el artista andaluz. 

Las drogas halladas serían para consumo propio

El bailarín ha explicado, además, que él mismo fue quien llevó a la policía a su casa y que en ningún momento se opuso al registro, ya que estaba seguro de que no encontrarían cantidades que lo comprometieran. "Les ha salido el tiro por la culata, porque aquí no hay nada que encontrar", ha comentado el entrevistado. 

Rafael ha defendido que las sustancias encontradas en su vivienda pertenecían, también, a varios amigos. "Mi casa es una es una casa donde vienen muchísimos artistas y vienen a celebrar", ha añadido. La defensa del artista se basa en que la cantidad de droga hallada en su domicilio serían para consumo propio, hecho que descartaría el tráfico de estupefacientes. 

Su experiencia en los calabozos

El artista ha vuelto a denunciar las condiciones que sufrió durante su estancia en los calabozos del juzgado de Plaza Castilla. A pesar de que Amargo ha hecho hincapié en el buen trato que recibió por parte de los agentes de policía, ha denunciado el estado de los calabozos, aunque le ha costado dar detalles de su experiencia.

"Al ser humano no se le tira la comida como a los perros", ha comentado el coreógrafo. El abogado de Amargo, Cándido Conde-Pumpido, que estaba en directo en el plató de Espejo público, ha contado que las instalaciones desprenden un olor muy desagradable derivado de la orina y defecaciones de los detenido y que la administración no hace nada para acomodar los calabozos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento