PP y Podemos se acusan de poner en peligro la Constitución, que Sánchez celebra con sus nuevos Presupuestos

  • Casado asegura que "los enemigos de España están en la dirección del Estado" y Díaz Ayuso, que "miembros del Gobierno quiere derrocar la Constitución". 
  • Echenique dice que "la Constitución está bajo asedio" de los diputados del PP y Vox.
  • Alta tensión política en una celebración a baja temperatura que Batet ha dedicado a sanitarios y trabajadores sociales contra la pandemia.
Celebración del Día de la Constitución en el Congreso.
Celebración del Día de la Constitución en el Congreso.
EFE

Los políticos españoles han celebrado este domingo el Día de la Constitución en un ambiente tan gélido como la temperatura en el restringido acto en el exterior del Congreso. Unos y otros se han acusado mutuamente de poner en riesgo la Carta Magna antes de empezar el acto de conmemoración en el que el único satisfecho parecía ser el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez ha subrayado que este año hay dos importantes "razones" para celebrar el 6 de Diciembre. La primera es por que la Constitución es la que permite declara el estado de alarma para luchar contra la pandemia. La segunda, ha dicho, porque sus primeros Presupuestos, recién aprobados, permitirán desplegar el "alma social" de la Carta Magna.

Sánchez se ha mostrado tan satisfecho por tener aprobadas las Cuentas "después de dos años de bloqueo", que no se ha detenido en el malestar que, en parte por eso, han mostrado este domingo dirigentes del PP, de Unidas Podemos y de Vox, sin contar con ERC, PNV o Bildu, que directamente se han ausentado de una celebración que afirman que no va con ellos. 

Con sus primeras Cuentas aprobadas, que le garantizan llegar a final de legislatura, Sánchez ha hecho oídos sordos a las tensiones políticas y "desde el Gobierno" ha pedido "a todos los actores políticos que celebremos este día, que celebremos todos los días del año, del primero al último, todos los artículos de nuestra Constitución". Por no salirse de este espíritu de celebración, el presidente ha evitado también comentar la noticia que ha hecho palidecer este domingo el Día de la Constitución, que el rey emérito ha presentado una regularización fiscal por sus tarjetas opacas.

La Constitución, en peligro

Sin embargo, al margen del optimismo con el que Sánchez encara el porvenir, el acto de conmemoración de este domingo ha mostrado una imagen muy diferente, de políticos presentes acusándose mutuamente de poner en peligro la Constitución y de otros directamente ausentes, porque consideran que no hay nada que celebrar.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido de que "los enemigos de España están el dirección del Estado, tal y como han reivindicado para aprobar los Presupuestos". Se refería evidentemente, a Bildu y ERC y por eso ha recordado a las "víctimas del terrorismo que están viendo con estupecfacción que lo amigo de ETA y los independentistas son claves para llevar a cabo las políticas de Pedro Sánchez".

Casado, que también ha apuntado que el día está ensombrecido por los "70.000" fallecidos por la pandemia, ha asegurado que su partido es "el de los moderados", el de que "los que estamos en el centro".

Si el presidente del PP ha dirigido sus advertencias contra los socios de Sánchez, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha arremetido directamente contra uno de los dos socios del Gobierno, al afirmar que más que por las opiniones de grupos de exmilitares como las que se han conocido esta semana,  "muchos españoles están preocupados por la deriva que está tomando la política". Según ha dicho, "hay movimientos, incluso miembros del Gobierno, que estarían de acuerdo en derrocar la Constitución".

Si para el PP la carta Magna está en peligro por culpa del socio de coalición de Sánchez y sus aliados para sacar los Presupuestos, para Unidas Podemos, quienes ponen en riesgo la Constitución no son otros que el PP y Vox. Así lo ha afirmado su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, se ha plantado este domingo en el Congreso asegurando que "la Constitución está bajo asedio, nada menos que por dos quintos de esta Cámara", en alusión a los 52 diputados de Vox y los 88 del PP.

El partido de ultraderecha, porque "dicen abiertamente que el Gobierno de la dictadura era mejor que el Gobierno democrático". El PP, porque se niegan a renovar el Poder Judicial, "a todas luces para evitar que se juzgue a sus altos cargos que tengan problemas con la corrupción", ha dicho Echenique, que con una urgencia mayor de la que de momento tiene la parte socialista del Gobierno, ha insistido en que "no cabe otra que reformar la regulación del Consejo General del Poder Judicial  para acabar con este bloqueo".

Vox contemporiza con los exmilitares

Vox también ha señalado a sus propios culpables, que están en un Gobierno que según su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, quiere "acabar con nuestro sistema democrático parlamentario y los valores y principios que consagran la constitución".

El dirigente de Vox ha asegurado que vivimos "un momento grave y delicado" para la Constitución al mismo tiempo que ha vuelto a contemporizar con los exmilitares que en un chat privado apuntaron a que había que "fusilar a 26 millones de hijos de puta".  

"Los exmilitares, los expanaderos y los exalbañiles, como todos tienen derecho a expresar esta opinión que compartimos muchos", ha dicho sobre las advertencias sobre el "deterioro de la democracia" de otro grupos de uniformados retirados. Espinos de los Monteros ha afirmado que la defensa de la Constitución "no solo debe dejarse en manos de los políticos", aunque ha renunciado a ir más allá de forma explícita al apostillar que hay que "defender la nación" en "todos los ámbitos posibles".

Ni convertirla en bandera ni ignorarla

Todas estas advertencias y acusaciones tan gruesas se han escuchado este domingo el patio del Congreso, minutos antes del restringido acto en el que este año ha consistido la celebración de la Constitución, debido a la pandemia. En este sentido, el discurso de la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, no ha sido ajeno a las tensiones que dominan la vida política y ha pedido una "lectura honesta" de una Constitución que tiene que ser "integradora" y de la que ha considerado que debe excluirse tanto una apropiación "partidista" como la actitud de "ignorar" aspectos que resultan "molestos".

Batet ha recordado que la Carta Magna "sirve para aunar voluntades, no para imponer las propias" y, ya más en línea con su partido, el PSOE, ha defendido que esto también supone "asumir sus posibles ventajas, someter a crítica sus razones y, desde luego, aceptar su plena y legítima participación en nuestro sistema político e institucional", en alusión velada a Bildu.

Celebración en pandemia

La tradicional cita con centenares de invitados ha quedado reducida a 150 personas que, en lugar de disponerse en el hemiciclo, han permanecido sentadas a la distancia de seguridad frente a la Puerta de los Leones, donde la presidenta de la Cámara Baja ha protagonizado el único acto oficial de una celebración de la que, también por la Covid, se ha suprimido la recepción posterior.

Así pues, las conversaciones entre unos y otros han tenido lugar en plena calle, a una temperatura que ha hecho incluso a algunos miembros del Gobierno dar saltitos para entrar en calor. Entre bufandas, gorros y mascarillas, no se ha visto que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición hayan cruzado palabra pero sí a Sánchez departir con los presidentes de Galicia y de Andalucía, Alberto Núñez-Feijóo y Juanma Moreno, en conversaciones que giraron en torno a la pandemia, la gran protagonista esta jornada en corrillos y saludos.

Junto a ellos, han estado presentes los presidentes de Madrid, Navarra, La Rioja, Extremadura, Castilla y León, Murcia y Navarra. Como viene siendo habitual, no han acudido el lehendakari, Íñigo Urkullu, ni el presidente de la Generalitat catalana, Pere Aragonés, y en la nómina de ausencias ha habido más presidentes socialistas. En concreto, la de Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Balerares.

También ha sido reseñable la ausencia de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el de Vox, Santiago Abascal, que han optado por celebrar el Día de la Constitución en sendos actos de partido en Barcelona, como aperitivo de la campaña para las elecciones catalanas del 14 de febrero.

Al margen de la trifulca que hoy han vuelto a mostrar los representantes políticos, en la primera fila ante la Puerta de los Leones se han sentado representantes de colectivos sanitarios y de entidades sociales que luchan contra la pandemia a los que Batet ha agradecido "tantos días de trabajo", "por ir más allá de lo que exige la profesionalidad" y "por todos los esfuerzos entregados".

"Si celebrar la Constitución es celebrar lo que nos une y nos refuerza como sociedad, hoy sin duda es vuestro día y no hay en este 2020 mejor ni más fiel representación del compromiso constitucional que la vuestra, la de los servidores públicos", le ha dicho Batet, en las palabras más amables de la celebración política del 6 de Diciembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento