Comienzan cuatro días decisivos para evitar el repunte del coronavirus en plena Navidad

Vista del alumbrado de Navidad en la calle Alfonso I de Zaragoza.
Vista del alumbrado de Navidad en la calle Alfonso I de Zaragoza.
Javier Cebollada / EFE

La mayor parte de España se ha blindado en este puente de la Constitución que se presenta decisivo para tratar de evitar que los contagios de coronavirus, ahora en descenso, repunten en plena Navidad. "Nos vamos a jugar casi todo lo que hemos conseguido hasta ahora", advertía este viernes el viceconsejero madrileño de Salud pública, Antonio Zapatero. Una palabras muy similares a las de Fernando Simón en su comparecencia esta semana.

En Cataluña, los contagios han empeorado esta semana, lo que ha obligado al Govern a frenar su plan de desescalada. En solo cuatro días, la velocidad de transmisión (Rt) del coronavirus en esa comunidad ha pasado de 0,77 a 0,95 este viernes. Este cambio "brusco" en los datos de la pandemia en Cataluña ha puesto en alerta a la Generalitat, que ya ha reconocido, en palabras de su consellera de Salut, Alba Vergés, que "gestionar un rebrote en esta situación sería complicadísimo".

Pese a los llamamientos a los ciudadanos para que este jueves no saliesen a la carretera y permaneciesen todo el fin de semana en sus casas, han sido muchos los que aprovecharon para escapar de Barcelona antes del cierre perimetral. Según el Servei Català de Trànsit (SCT) el jueves salieron de Barcelona un total de 485.118 vehículos, un 5% más que el jueves pasado y un 9% más que un jueves de antes de las restricciones por la segunda ola del coronavirus.

Los municipios más turísticos de la costa catalana notaron este viernes más movimiento de lo normal. "Se nota que hay más coches y más gente", explica a la agencia Atlas una vecina de estos municipios costeros. "El que puede, tiene su segunda vivienda y se viene", ha comentado, por su parte, otra mujer que se ha desplazado hasta Calafell para pasar el puente.

Para evitar que la situación se repita a lo largo de España, la Ertzaintza ha montado controles entre el País vasco y Navarra, mientras que la Guardia Civil también vigila las salidas de Madrid, que este viernes presentaban un tráfico intenso.

La mayor parte de España se ha blindado en este puente de la Constitución que se presenta decisivo para tratar de evitar que los contagios de coronavirus, ahora en descenso, repunten en plena Navidad. En Cataluña, los contagios han empeorado esta semana, lo que ha obligado al Govern a frenar su plan de desescalada. Pese a los llamamientos a los ciudadanos para que este jueves no saliesen a la carretera y permaneciesen todo el fin de semana en sus casas, han sido muchos los que aprovecharon para escapar de Barcelona antes del cierre perimetral. Para evitar que la situación se repita a lo largo de España, la Ertzaintza ha montado controles entre el País vasco y Navarra, mientras que la Guardia Civil también ha vigilado las salidas de Madrid.

Varias autonomías estaban ya cerradas mucho antes de este puente y otras como la de Madrid han acordado prohibir la entrada y salida del territorio desde este viernes y hasta el 14 de diciembre, al igual que Galicia, aunque esta levantará la restricción el miércoles 9.

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, son fechas en las que los ciudadanos suelen echarse a la calle para iniciar las compras para las fiestas y ver las calles de sus ciudades iluminadas, en un puente que como las próximas navidades será distinto al de otros años por la pandemia.

En la capital preocupa que se repitan aglomeraciones como las del pasado fin de semana. Por este motivo, una orden publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) regulará, a partir de este sábado y hasta el 8 de enero, el aforo en aquellas vías o espacios públicos en los que se prevea una alta densidad de afluencia de personas.

La responsabilidad individual durante este puente es decisiva, tal y como advertía también esta semana el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón: "Son cuatro festivos en los que podemos tirar por tierra todo el esfuerzo de mes y medio".

A este puente, España llega con una incidencia acumulada a 14 días de 231,11, según los últimos datos facilitados este viernes por el Ministerio de Sanidad. Por eso, el primer escollo a superar es este Puente de la Constitución, y después llegarán las fiestas. "Una vez que tengamos cuidado con este periodo y se demuestre que no ha implicado incrementos en la transmisión nos ocuparemos de la Navidad", explicó Simón el pasado jueves.

Vacunación en enero

Con la curva descendiendo en los primeros días de diciembre, el foco se sitúa este viernes en las previsiones de inicio de la vacunación anunciadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La Agencia Europa del Medicamento ha fijado en el calendario el 29 de diciembre la aprobación definitiva de la vacuna de Pfizer y el 12 de enero la de Moderna, el Gobierno calcula que "a principios de enero" se empiece a vacunar.

El actual plan de vacunación previsto por el Gobierno contempla tres etapas, de las que las dos primeras podrían estar completadas en junio.

De esta forma, en una primera fase se vacunará a residentes, el personal sanitario y sociosanitario de estos centros y grandes dependientes no institucionalizados, y Sánchez ha avanzado que unos 2,5 millones de personas serán vacunadas en esa fase.

En la segunda fase, que incluye entre otros colectivos a mayores de 64 años, personas con condiciones de riesgo, población vulnerable por su situación socioeconómica, trabajadores esenciales, personal docente y niños, la previsión del Gobierno es que en mayo o junio estén vacunados entre 15 y 20 millones de españoles vacunados.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparecerá en el Congreso para informar de un plan de vacunación cuyo objetivo es que "se inmunice alrededor del 60 o el 70% de la población" para poder acabar con la enfermedad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento