Una jueza concede una de las mayores pensiones de invalidez de España: 4.600 euros al mes

  • El beneficiario es un director comercial que sufrió un ictus y ahora se mueve en silla de ruedas.
Sede del juzgado número 32 de lo Social de Barcelona.
Sede del juzgado número 32 de lo Social de Barcelona.
GOOGLE STREET VIEW

La titular del juzgado de lo Social número 32 de Barcelona ha condenado al Instituto Nacional de la Seguridad Social a pagar una de las mayores pensiones de invalidez de España: 4.668 euros al mes.

Según El Periódico, el beneficiario es un director comercial que sufrió un ictus de graves consecuencias. Necesita silla de ruedas para grandes desplazamientos y no puede ducharse, vestirse, ir al lavabo o cortar la carne sin ayuda.

Además, el INSS tendrá que abonar los atrasos, que ascienden a 28.761 euros.

En un principio, el INSS reconoció la incapacidad permanente absoluta, pero no las limitaciones físicas del paciente. Ahora, la jueza Marta Molist Requena sí aprecia que estas limitaciones son merecedoras de un grado de gran invalidez.

Según Tribunal Médico, los representantes del trabajador, la Seguridad Social omitió un informe pericial donde se constataban las necesidades de dependencia del paciente.

El afectado presentó una reclamación a la Seguridad Social, que ésta desestimó. Fue entonces cuando acudió a la justicia, que ahora le ha dado la razón.

La jueza ha dictaminado que el INSS debe abonar una pensión igual al 100% de su base reguladora mensual (3.072,21 euros), más 1.597,65 como complemento para el pago de terceras personas que le asistan en su día a día. La entrada en vigor de estos abonos es con fecha de 20 de mayo de 2019, por lo que los atrasos ascienden a 28.761,30 euros.

Según recoge El Periódico, la sentencia dice que el demandante "necesita de silla de ruedas para grandes desplazamientos y la transferencia de la silla a la postura bípeda debe ser supervisada porque no es autónoma, lo que de facto implica la imposibilidad de coger transportes públicos". La sentencia añade que "igualmente, actividades como vestirse, ducharse o ir al lavabo tampoco las puede desempeñar de forma autónoma, ya que precisan de un mínimo equilibrio y una mínima agilidad corporal para las transferencias y cambios posturales (que tampoco tiene)".

Por último, destaca que el paciente "no podría tampoco procurarse la alimentación", puesto que "implica ir a comprar y preparar las comidas, siendo necesarios los desplazamientos y posiciones bípedas para ello".

En declaraciones a El Periódico, el presidente de Tribunal Médico, Alejandro Rusiñol, destacó que es una de las pensiones "más elevadas que han impuesto los tribunales españoles" y que "particularmente, en materia de incapacidad permanente, la justicia está siendo tendente a proteger a los ciudadanos que se ven mermados en su derecho por resoluciones de la Seguridad Social que, en muchos casos, han segado la auténtica realidad del paciente".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento