El Ayuntamiento da la palabra a las personas con discapacidad en un pleno

El Ayuntamiento de Logroño ha celebrado un pleno extraordinario en el que ha dado la palabra a las personas con discapacidad, con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, para escuchar sus vivencias y los sentimientos que han vivido durante la pandemia y recoger las demandas de este colectivo.
El Ayuntamiento da la palabra a las personas con discapacidad en un pleno
Pleno con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas Discapacidad,
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO

El pleno se ha celebrado con la participación del alcalde, el presidente del Pleno, los portavoces de los grupos municipales y veinte personas representantes de colectivos de discapacidad física, sensorial, intelectual, parálisis cerebral y salud mental, quienes han compartido sus experiencias en estos meses de pandemia por COVID-19.

El concejal de Servicios Sociales y Desarrollo Comunitario, Iván Reinares, ha destacado: "Creemos firmemente que las personas con discapacidad (mujeres y hombres) y sus familias forman parte activa de la ciudad. Por ello, es necesario escucharles también activamente, contar con las personas con discapacidad, recoger sus inquietudes, sus necesidades y sus aportaciones, y así puedan contribuir a la mejora colectiva".

Reinares ha apuntado que es necesario que todos y todas contribuyamos a romper las barreras invisibles, etiquetas y estigmas que sufren las personas con discapacidad para lograr su inclusión normalizada como ciudadanos y ciudadanas en una sociedad en la que todos tenemos diferentes capacidades.

Tomás Muñoz, uno de los representantes del colectivo de personas con discapacidad que sufre un trastorno mental, ha relatado que el 13 de marzo, cuando los directores les comunicaron que se iba a decretar el estado de alarma y que los centros de atención cerraban sus puertas, sintió "una profunda tristeza".

"Una sensación de desamparo, de miedo, angustia e incertidumbre. Para mi el centro y esta asociación es como mi familia por todo lo que me ayudan en el día a día para seguir adelante y mantenerme estable", ha relatado.

"El confinamiento", ha añadido, "fueron días muy duros, días grises; lo viví con una sensación subjetiva de que el mundo se había detenido y con él toda mi vida".

Ha relatado: "Experimenté frustración y malestar emocional, dificultades para conciliar el sueño, apatía, desmotivación y una profunda tristeza".

"He tenido muchos pensamientos negativos recurrentes, difíciles de controlar en muchos momentos. Me he sentido muy vulnerable y con miedo a descompensarme y tener un ingreso en psiquiatría. Mi única luz y apoyo fueron los profesionales de la Asociación", ha dicho.

"Todos los días tuve seguimiento psicológico y apoyo emocional, tanto telefónicamente como presencialmente en una situación de urgencia. Sin los profesionales de la Asociación Salud Mental la Rioja no se si hubiera podido aguantar este tiempo de confinamiento", ha añadido.

En la sesión ha aprovechado para solicitar al Ayuntamiento ayuda para poner en marcha pisos u otras alternativas de alojamiento para personas con enfermedad mental que no tienen recursos, no tienen vivienda o familia y están solas y desamparadas.

Asimismo, ha solicitado apoyo al Ayuntamiento al colectivo de personas con enfermedad mental en su lucha contra el estigma.

"Estamos cansados de las etiquetas de la enfermedad mental, hay muchos prejuicios que no tienen nada que ver con nosotros. Ni somos violentos ni imprevisibles, somos personas que tenemos que hacer un gran esfuerzo diario para levantarnos, vencer los obstáculos de nuestro diagnóstico y seguir luchando por nuestro proyecto de vida", han afirmado.

En este encuentro se ha leído el manifiesto por el Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, en el que se reclama que la discapacidad esté presente en posiciones relevantes en la reconstrucción social y económica, que se está acometiendo tras la pandemia ocasionada por el coronavirus.

En esta declaración se destaca que las personas con discapacidad, junto con las personas mayores, están siendo de los grupos sociales más castigados por esta pandemia, y no solo por condiciones objetivas (estados de salud preexistente, etc.), sino sobre todo por factores sociales, políticos, económicos y legales que les colocan en posición de fragilidad extrema ante una emergencia sanitaria de estas proporciones.

Asimismo, se indica que cuando se habla de reconstrucción, también se debe hacer en la esfera de la discapacidad, porque la devastación está siendo intensa y extensa en este grupo de población, y en sus estructuras y redes de apoyo, dado que "el resurgimiento verdadero y digno que nos aguarda solo puede tener rostro social. Únicamente respetando lo social, nuestra vida social será respetable.

El movimiento CERMI propone en esta reconstrucción, en lo referente a la discapacidad, un enfoque de derechos humanos y de género, ya que las personas con discapacidad y, en especial, mujeres y niñas con discapacidad, madres cuidadoras y mujeres mayores con discapacidad deben constituir el grupo preferencial de actuación de las políticas públicas de igualdad y de las de inclusión.

Por otro lado, se hace un llamamiento a que los fondos europeos, en todas sus expresiones, movilicen recursos suficientes que tengan como destino promover activamente la inclusión social de las personas con discapacidad.

"Los distintos fondos han de dotar a los Estados parte, entre ellos a España, de financiación que permita acometer la reconstrucción social, económica y tecnológica tras la pandemia del coronavirus COVID-19 y que generen cambio social en ámbitos críticos como la inclusión laboral, la accesibilidad universal, la educación inclusiva, la reconfiguración de los modelos y apoyos a las personas con discapacidad y el respaldo a la transformación de su sector cívico", considera la declaración.

Añade cómo la anhelada reconstrucción social y económica precisa de la alianza entre los poderes públicos, el tejido empresarial y la sociedad civil organizada, que han de ensayar nuevas formas de gobernanza ampliada, llevar a cabo una auténtica co-gobernanza.

También, el deseo de que las personas con discapacidad, mujeres y hombres, y sus familias, puedan estar en condiciones, en la España reconstruida, de extender la mano solamente para estrecharla y enlazarla a otras, en el afán compartido de contribuir a la permanente mejora colectiva, corresponsabilizándonos.

"Precisamos tiempos y comunidades renovadas que permitan a todas las personas y grupos desplegar la plenitud de sus proyectos vitales en sociedades tupidas, sugerentes y armónicas en las que nadie sobre. Y en las que toda contribución sea bienvenida y celebrada", culmina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento