Venezuela celebra elecciones parlamentarias en una crisis perpetua y con la oposición plantada ante Maduro

  • La oposición, que sacó mayoría en la Asamblea Nacional, no reconoce los comicios y los considera "una maniobra".
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
ARCHIVO

Maduro sale reelegido con el 68% de los votos, en unos comicios marcados por la baja participación y la ausencia de grandes nombres de la oposición, que de nuevo renuncia a participar en unas elecciones por considerarlas fraudulentas. Esto sucedió en 2018, y el escenario, cada vez que hay urnas de por medio, no ha cambiado. Maduro, en plena pandemia, sigue tratando de acorralar a una oposición plantada ante el chavismo. Venezuela encara este 6 de diciembre unas elecciones parlamentarias que los opositores no reconocen. Así lo expresó Leopoldo López en una reciente entrevista con 20minutos. "No nos deja presentar nuestros propios candidatos", comentó.

El 23 de enero de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, esgrimió la ausencia de un jefe de Estado legítimo para erigirse en 'presidente encargado'. Más de medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos y España, avalaron este paso y reconocieron a Guaidó. Venezuela desde entonces vive en una bicefalia con la que la oposición resiste. Ya avisaron de su fuerza ganando las últimas elecciones a la Asamblea Nacional, a la que luego Nicolás Maduro recortó los poderes para no tener precisamente oposición.

En la nueva cita con las urnas, el mensaje de Guaidó y López no ha cambiado. La oposición ya ha avanzado que la actual Asamblea Nacional considerará prorrogado su mandato por la ausencia de elecciones legítimas. Esa es la realidad. Mientras, Maduro acusa a sus rivales de intentar un "boicot" contra él, y asume que si pierde, lo reconocerá. De forma vehemente, el presidente chavista asegura que no se ve saliendo derrotado de los comicios. De momento, lo que ha hecho ha sido limitar el poder de la oposición hasta los límites más insospechados.

Mientras, el país sigue en una crisis perpetua, cronificada, histórica, peligrosa. Se le pueden añadir todos los adjetivos negativos posibles. Y además, acentuada por el coronavirus. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el PIB de Venezuela cayó un 18% en 2018 mientras que para 2019 prevé una bajada del 25%. Además, el dato de la hiperinflación es dramático. Marcó una tasa cercana al 1.000.000% en 2018 y el FMI considera que aumentará hasta el 10.000.000% en 2019.

López tiene clara la posición de la oposición. "Lo que está planteado para el 6 de diciembre no es una elección", sentencia. "Nosotros siempre hemos querido participar en la elección, y en la última elección que participamos en 2015, hicimos grandes esfuerzos, entre ellos huelgas de hambre. Maduro al recibir los resultados dijo, más nunca iremos a una elección para perderla. Y Felipe González siempre recuerda esto". Y avisa de lo que viene ocurriendo desde hace años: "Maduro utilizaron al Tribunal Supremo para ir rebanando las competencias de la Asamblea Nacional".

¿Cómo? Por ejemplo expropiando a los propios candidatos. ·Yo soy el líder de un partido que se llama Voluntad Popular. Bueno, hoy Voluntad Popular ante el Consejo Nacional Electoral tiene a otro representante", reveló el líder opositor. La conclusión es clara: "Si nosotros quisiéramos participar, no podemos presentar nuestros diputados, no podemos presentar nuestros candidatos".

El Parlamento Europeo no va a enviar ninguna misión de observación a las elecciones. "El Parlamento Europeo no observará los comicios y por tanto no hará comentarios sobre el proceso ni sobre los resultados. Ningún miembro del Parlamento Europeo ha recibido mandato para ejercer de observador", dijeron en un comunicado el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores, David McAllister, y el presidente de la comisión de Desarrollo, Tomas Tobé, ambos del Partido Popular Europeo (PPE). La UE, igual que la OEA, no las considera transparentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento