La fiscalía de Colmenar Viejo ha pedido cuatro años de prisión para la ex alcaldesa de Manzanares del Real, María Teresa Monroy, y para el entonces concejal de Deportes, Educación y Hacienda, Jaime Cabrera, por un accidente laboral que le costó la vida a Aurelio Guillén en 2006 al caer de un andamio cuando se disponía a limpiar la cubierta del polideportivo municipal de Manzanares del Real.

La rueda que se rompió era de un cubo de basura y había sido soldada al andamio

Ambos están acusados de un delito de homicidio imprudente, lesiones y delito contra los derechos de los trabajadores. Además, la fiscalía ha pedido tres años de prisión para el encargado de obras del Ayuntamiento, José López Rivas, por los delitos de homicidio imprudente y lesiones imprudente.

Se trata de una sentencia pionera, ya que "es la primera vez que se pide prisión para un alcalde por la muerte de un trabajador", según explica el sindicato CC OO que ejerce en el caso la acusación popular.

Falleció en el acto

Los hechos ocurrieron a las 9.20 h del 9 de noviembre de 2006. Aurelio Guillén Sánchez, de 60 años y peón de limpieza contratado por el Ayuntamiento de Manzanares del Real, y José Luis Herrero Méndez, ayudante de obra contratado por el mismo Consistorio, se habían subido a un andamio, sin arnés, para limpiar la cubierta del polideportivo municipal de la localidad.

El acusado, José López Rivas, y dos trabajadores más movieron el andamio para limpiar una nueva zona, cuando una de las cuatro ruedas que lo sustentaban (que no era la original del andamio sino una rueda de cubo de basura soldada por tres puntos al soporte), se rompió. Aurelio Guillén murió inmediatamente por shock traumático. Su compañero José Luis Herrero logró agarrarse y salvó la vida gracias a que sus compañeros colocaron unos colchones que amortiguaron la caída desde seis metros de altura.