La ciudad poscovid: una movilidad conectada y en torno a la gente

  • En un foro de 20minutos el sector apuesta por unas urbes en las que convivan el transporte público y compartido.
Foro sobre la movilidad sostenible en la era poscovid.
Foro sobre la movilidad sostenible en la era poscovid.
Jorge París
Foro sobre la movilidad sostenible en la era poscovid.
J. París

Con la pandemia ha cambiado el mundo, y con el mundo ha cambiado la forma de moverse por las ciudades. Entramos en una nueva era. El foro Movilidad urbana post-covid organizado por 20minutos bajo el patrocinio de Acciona abordó ayer los cambios que se avecinan y cómo se pueden encajar en el futuro para alcanzar una movilidad sostenible. En él participaron Filippo Brunelleschi, director de Expansión del servicio de Movilidad de Acciona, May López, directora de desarrollo del Foro Empresas por la Movilidad Sostenible, Alfonso Sánchez Vicente, director gerente de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT Madrid) y María Eugenia López-Lambas, subdirectora del Centro de Investigación del Transporte - TRANSyT y profesora de transportes de la Universidad Politécnica de Madrid. Estuvo moderado por Jesús Morales, subdirector de 20minutos.

«Nosotros vemos que hacia el futuro la movilidad será conectada, compartida y eléctrica. Lo importante será el tema de regulación y es un tema también de educación», empezó comentando Brunelleschi, al tiempo que añadía que es importante «saber que en las ciudades se seguirá usando el transporte público». Pero plantea un desafío: «Educar». Porque el objetivo es «acostumbrar a las personas» a esos cambios. En ese sentido, López sostuvo que la movilidad «ha pasado a ser un derecho» y «el ciudadano es una pieza clave». Precisamente Sánchez Vicente reivindica la importancia del transporte público, considerado el «tronco de las ciudades» y pone como ejemplo el recién aprobado proyecto Madrid Mobility 360, que compagina el transporte público acompañado de toda la movilidad compartida. López-Lambas añade otra perspectiva: la divulgativa. «Desde la universidad estudiamos los impactos y las posibles mejoras» y el reto más importante es «recuperar la confianza de los ciudadanos» en el transporte público tras la pandemia.

Esa es también la meta que se fija Sánchez Vicente desde la EMT. «Dando por hecho que estamos ya saliendo de la pandemia, vivimos en una situación compleja en la que el vehículo privado está ganando de momento la partida. En M-30 la caída es de solo un 10% y en el autobús se ha recuperado solo el 60% de los usuarios». May López, por su parte, incluye el factor de la empresa. «Las empresas tenemos mucho que hacer y mucho que decir. Es un tema de planes y movilidad, y que la distribución sea sostenible». Filippo Brunelleschi concluye que «estamos ante un cambio radical de costumbres”. En ese giro, además, hay que tener en cuenta la importancia que ha adquirido el teletrabajo. «Ha venido para quedarse, eso nos ha quedado claro», concluyó María Eugenia López-Lambas.

En ese aspecto, está sobre la mesa el plan de Agenda 2030 del Gobierno, cuyas prioridades se mantienen a pesar del coronavirus. La subdirectora del Centro de Investigación del Transporte asume hay un problema que ya estaba ahí antes de la pandemia: «El uso ineficiente del vehículo privado». Considera que la estrategia y la Agenda Urbana «están bien enfocadas». A ese planteamiento le falta «un empujón», apuntó la directora de desarrollo del Foro Empresas por la Movilidad Sostenible. Pero López-Lambas cree que «no falta solo uno, sino varios [empujones]».

Desde Acciona, Brunelleschi expuso que la Agenda Urbana que había aprobado el Gobierno en 2019 «es una buena base pero los problemas y los desafíos han variado bastante y si además sumamos el factor pandemia está claro que tendremos que reactualizarla». Y debería hacerse en dos ejes: los plazos y el contenido. «Las grandes ciudades podrían tener la oportunidad de permitir a las personas volver a los centros más pequeños» y por lo tanto, «los desafíos se crearán también en zonas rurales». La postura de la EMT matiza un elemento. «No sé si es que los ciudadanos están cambiando realmente sus hábitos. Entran otras variables como es el teletrabajo: cómo va a ser esa movilidad al trabajo en el futuro. Y ahí tenemos todos un papel importante», esgrimió Alfonso Sánchez Vicente.

Lo que está claro es que el transporte público tendrá que convivir con el transporte compartido. «El problema que tenemos para investigar el transporte compartido es la falta de datos, y además con pocos medios», reclama desde la UPM López-Lambas. «Lo que no se mide, no se va a poder mejorar. Tenemos en mente eso y también el problema de la accesibilidad. Hay que garantizar la accesibilidad y también la seguridad. Todavía son muchos los frentes que tenemos abiertos», sentencia en este sentido May López. «Cuantas más opciones les demos a los ciudadanos, mejor. Cada uno tendrá unas necesidades distintas. Lo importante es que haya disponibilidad», sentenció.

Filippo Brunelleschi, por su parte, sostiene que «el transporte compartido será indudablemente un catálogo infinito». Deja sobre la mesa una idea muy clara: «No hay un ganador único y es algo fundamental: coches, motos, bicis, patinetes». Desde el punto de vista precisamente de la convivencia con el transporte público, Alfonso Sánchez Vicente tiende la mano. «El transporte compartido es totalmente complementario con el transporte público porque el objetivo es reducir el uso del vehículo privado». Cualquiera de estos modos «van a ayudar a emitir menos y a hacer una ciudad más sostenible» para todos.

Pero hay que hablar también de regulación. «Si no hay, las cosas funcionan mal, pero también me pregunto si un exceso de regulación no nos condicionará un poco», añade el propio Alfonso Sánchez Vicente desde la EMT. En este sentido, la subdirectora del Centro de Investigación del Transporte ve un «problema de indisciplina». María Eugenia López-Lamba sostiene que se necesita «una regulación contundente y clara».

Desde Acciona, Filippo Brunelleschi es mucho más aperturista. «El competidor único y muy claro es el vehículo privado de combustión». Por eso cree que la solución no pasapor la «limitación». May López concluye: «El ciudadano tiene que poder elegir».

Puedes ver el Foro completo pinchando en este enlace.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento