Los ejecutivos del banco estadounidense Merrill Lynch cobraron bonificaciones de 3.600 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) de forma secreta mientras la entidad se beneficiaba de ayudas públicas para rescatarlo de la quiebra. El fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, los ha acusado de "irresponsabilidad corporativa".

Cada directivo de Merrill Lynch se embolsó entre 18 y 39 millones de dólares

El comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos tiene previsto celebrar una audiencia sobre la manera en que los bancos han gastado el dinero público del rescate del Gobierno estadounidense.

Según el fiscal de Nueva York, los directivos de Merrill Lynch cambiaron las fechas para recibir las bonificaciones antes de que se anunciaran los peores resultados de su historia y también antes de que se completara la absorción de la entidad por Bank of America.

Absorción para evitar la quiebra

Bank of America, considerado el mayor de Estados Unidos por activos, completó a finales de 2008 el proceso de absorción de Merrill Lynch, una de las principales víctimas de la crisis de las hipotecas tóxicas de este país.

Bank of America ha recibido unos 45.000 millones de dólares (cerca de 3.500 millones de euros) en ayudas públicas.De esa suma, unos 20.000 millones se usaron para compensar las pérdidas derivadas de la compra de Merrill Lynch.