Críticas unánimes a 'Mask Singer' por la duración de su última gala

Arturo Valls y Monstruo, en 'Mask Singer'.
Arturo Valls y Monstruo, en 'Mask Singer'.
Atresmedia

Este miércoles, Mask Singer superó el Ecuador de su primera edición española, emitiendo la gala número cinco. Desde su estreno, la mecánica de las entregas han ido variando: desde una primera que no contó con invitados y en la que solo concursó la mitad de los participantes; a esta última en la que, además de actuar cada uno de los personajes, se añadió una sección de pistas (verdaderas y falsas) para los investigadores.

Esto derivó en una gala bastante extensa para lo que el surrealista concurso tiene acostumbrada a la audiencia, y esta no perdona. Muchos usuarios se lanzaron a criticar en Twitter que el programa terminara poco antes de la 01:30 de la madrugada, cuando presumió y se postuló desde sus inicios como un formato familiar que pretendía ser visto por todo tipo de públicos. 

Además, algunos advirtieron una de las señas de identidad de la cadena: las pausas publicitarias interminables. Por los motivos señalados, los usuarios consideraron que el formato perdía calidad, y algunos se aventuraron a decir que no lo verían más. Sin embargo, el programa se mantuvo como primera tendencia en los comentarios toda la noche.

Y es que, con todo, los usuarios se lanzaron a hacer apuestas y especular sobre quiénes se escondían bajo los disfraces. El desenmascarado de la noche fue Fernando Tejero que, curiosamente, se escondía bajo la piel de Monstruo. Curiosamente porque él mismo dio voz al protagonista de Monstruos S.A.junto a José Mota, investigador en el concurso. 

Quien interpretara a Emilio en la icónica Aquí no hay quien viva contó que decidió participar en el programa por su gran afición a cantar, y confesó que el traje había sido para él como un ataúd en el que incluso tenía problemas para respirar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento