"¿Cómo lo hace?". Es la pregunta que este miércoles a mediodía se han hecho los cientos de viandantes que pasaban por la plaza de Callao (Centro). La razón: un hombre apoyado en la pared, como si nada, pero a varios metros del suelo. Un ilusionista desafiando todas las leyes de la gravedad.

"Esto tiene que tener truco", dice Juan, un jubilado que ya que lo había visto en Atocha y que este miércoles repite. "Pero está muy logrado, no sé cómo lo hace", reconoce, sin dejar de mirar hacia arriba, como intentando descubrir cómo es posible lo que ven sus ojos.

Lo han pegado a la pared con algún pegamento especial o algo

El espectáculo, en el marco del noveno Festival Escena Contemporánea, es obra del artista internacional Johan Lorbeer. Su performance, Tarzan Standing Leg , se puede ver por última vez en la capital este jueves a las 12 horas otra vez en Callao.

Sin cables, ¿será pegamento?

"Es que estoy mirando por un lado y por el otro y no veo cables ni nada de nada", reconoce Dolores. "El truco está muy bien hecho. Está hecho de maravilla".

Ramón iba más allá. "A mí lo que me llama la atención es que no cambia de postura nunca. No quita la mano de la pared. Es una postura incómoda". "Tiene que tener una plataforma por dentro y lo han pegado a la pared con algún pegamento especial o algo", reflexionaba Juan. "Hay pegamentos muy buenos, ¿eh?".