La pediatra que denunció al ginecólogo de Verín afirmó que no lo hizo "por iniciativa propia" sino que se lo "pidieron"

La pediatra que registró un escrito de denuncia contra el jefe de Ginecología del Hospital de Verín, Javier Castrillo, con quien tuvo una discusión por el traslado de un recién nacido a Ourense hace un año -en pleno conflicto por el cierre del paritorio comarcal, posteriormente reabierto- reconoció que "en un primer momento" no dio el paso "por iniciativa propia", sino que dio traslado de lo ocurrido a su jefe de servicio, que habló "con la Gerencia" y le "pidieron" que lo hiciera.
VERÍN, CONCENTRACIÓN "CASTRILLO NON SE TOCA" EN APOYO AL MÉDICO EXPEDIENTADO POR EL SERGAS UN AÑO DESPUÉS DEL CONFLICTO POR EL CIERRE DEL PARITORIO EN EL HOSPITAL COMARCAL DE VERÍN. JAVIER CASTRILLO TRAS UNA DE LAS PANCARTAS EN LA CO
VERÍN, CONCENTRACIÓN "CASTRILLO NON SE TOCA" EN APOYO AL MÉDICO EXPEDIENTADO POR EL SERGAS UN AÑO DESPUÉS DEL CONFLICTO POR EL CIERRE DEL PARITORIO EN EL HOSPITAL COMARCAL DE VERÍN. JAVIER CASTRILLO TRAS UNA DE LAS PANCARTAS EN LA CO
FOTO Rosa Veiga/EUROPA PRESS

"¿A quién dio traslado el escrito en el cuál se describen los hechos objeto de esta información reservada? A la Gerencia a través de mi jefe de servicio. El informe en aquel momento no se hizo por iniciativa propia, fue mi jefe de servicio que habló con Gerencia y me pidieron que lo hiciera". Así consta -tanto la pregunta como la respuesta- en el acta que recoge la declaración de la pediatra en el marco del proceso activado que podría derivar en un expediente para Castrillo.

El acta, cuyo fragmento ha adelantado el 'Diario do Támega' este miércoles y a cuyo contenido completo ha tenido acceso Europa Press, detalla, a renglón seguido, los detalles del desencuentro entre ambos profesionales. La pediatra constata que los hechos se produjeron durante sus jornadas de guardia en el hospital comarcal entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, cuando se produjo el nacimiento de un niño que, bajo su criterio médico, precisaba de observación 48 horas y controles analíticos.

Tras determinar que existía criterio de ingreso del bebé en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), la pediatra sostiene que se dirigió a informar a los padres y se lo trasladó en primer término a una enfermera, que le hizo el comentario de "qué raro". Asegura que su decisión ya fue "cuestionada" por la matrona y que, posteriormente, llegó el ginecólogo, quien también la puso en cuestión.

"Cuando llega el ginecólogo yo estaba haciendo el informe de traslado del niño y me pide que le acompañe a la habitación. Delante de los padres dijo 'Este personaje se quiere llevar al niño sin ningún motivo'. Yo lo paré, le dije que no iba a seguir escuchando esa sarta de mentiras, que me estaba descalificando delante de los padres y me fui. Me quedé en el control esperando a que él saliera; no sé de que habló con los padres. Cuando él sale de la habitación me dice 'el niño no se traslada'", recoge el relato de la pediatra.

Posteriormente, afirma que el ginecólogo le echó en cara haber firmado el apoyo del cierre del paritorio. También reconoce que en la segunda coversación con los padres, este "sí" le dejó "hablar con ellos". Y es que, según trasladó Castrillo en su día a Europa Press, el niño finalmente fue trasladado al hospital ourensano.

A FEIJÓO NO LE CONSTAN PRESIONES

El ginecólogo defendió que el proceso interno que le abrió el Sergas -él dará su versión de los hechos este viernes- es "una venganza política" del gerente ourensano del Sergas, Félix Rubial, porque fue, en su día, una de las caras más visibles en defensa de la continuidad del paritorio. Le han trasladado su apoyo BNG y PSdeG, así como otras formaciones e incluso los alcaldes y portavoces del PP de la comarca.

Por su parte, Feijóo defendió en su día que no había ninguna "persecución" y esgrimió que se ponía en marcha un procedimiento por la denuncia de la pediatra. Una idea en la que ha insistido este miércoles tras ser preguntado por lo que declaró la pediatra en el marco de la tramitación de la denuncia.

Feijóo ha asegurado que "evidentemente" no le constan presiones ni las conoce "de forma directa o indirecta" y ha agregado que no cree que los facultativos "se dejen presionar". También se ha reafirmado en que la Xunta no hace "un expediente contra nadie". "Hay una denuncia de una facultativa contra otro facultativo y la estamos tramitando administrativamente", ha esgrimido.

"Sería bueno poner algún límite a la demagogia. No pido que no se haga, que se ponga algún límite. ¿Qué ocurriría si una facultativa pone una denuncia contra otro y no se tramita? ¿Qué responsabilidad tendríamos en ese caso?", se ha preguntado y ha añadido que espera que la denuncia se tramite "rápidamente".

"Cuando ocurre en otros hospitales no pasa nada, cuando ocurre en Verín, sí. Lamentablemente, la política y la sanidad no hacen buen maridaje", ha zanjado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento