Indulto y excarcelación por reforma de la sedición: las vías del Gobierno para los políticos catalanes de cara al 14-F

  • El Gobierno asegura que tramitará las peticiones de indulto que se han presentado en favor de Junqueras y demás condenados.
  • El ministro de Justicia afirma que el Gobierno podría indultarles incluso con la opinión en contra de la Fiscalía y del Supremo.
  • También quedarían en libertad si, como propone Podemos, se elimina el delito de sedición cuando no haya uso de armas.
El exvicepresidente de la Generalitat y condenado por el 1-O, Oriol Junqueras, junto a los exconsellers y también condenados Raúl Romeva y Jordi Turull, antes de volver a ingresar en la cárcel de Lledoners (Barcelona) tras la suspensión
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras junto a los exconsellers Raúl Romeva y Jordi Turull, antes de volver a ingresar en la cárcel de Lledoners.
EUROPA PRESS - PAU VENTEO - Archivo

Una vez enfilada a aprobación de los Presupuestos para 2021 y a poco más de dos meses para las elecciones catalanas del 14 de febrero, el Gobierno redobla su ocupación sobre los políticos catalanes encarcelados por organizar el 1-O. En los últimos días se han intensificados los mensajes, propuestas y peticiones relacionadas con las dos vías sobre la mesa para dejar en libertad al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y a los exconsellers y líderes políticos condenados por el procés.

Las opciones son facilitar los trámites para que sean indultados o reformar el Código Penal para rebajar el delito de sedición por el que cumplen sus penas de manera que no hubiera lugar a condena para los políticos catalanes. Fuentes del Gobierno han afirmado este miércoles que "como todos los ciudadanos", tienen "derecho a pedir el indulto y el ministro [de Justica] está obligado a tramitarlo". "Lo que no puede hacer el ministro es cometer un delito por no tramitarlo", han advertido las fuentes, que añaden que "por ahí va a ir" el camino al indulto de los políticos catalanes catalanes.

La reforma del delito de sedición es un plan ya anunciado por el Gobierno, que va a discurrir casi parejo a la campaña electoral y los comicios catalanes. Un "ritmo electoral" que el Ejecutivo admite que "existe" aunque asegure que no es lo que le motiva para acometer la reforma.

No es ni mucho menos la primera vez que el Gobierno plantea estas alternativas para dar una salida -de la cárcel- a los dirigentes catalanes. Pero ya se van sabiendo más detalles sobre sus intenciones, tras asegurarse los Presupuestos con sus socios de investidura. "Presupuestos por presos", ha denunciado este miércoles en el Congreso la diputada del PP Macarena Montesinos durante una intervención de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

La dirección del Gobierno es tan clara que, en la misma sesión, el diputado de la CUP Albert Botrán la ha asumido, aunque para criticarla, al hilo de los acuerdos entre Gobierno y ERC para aprobar las Cuentas. "Los indultos pueden servir para dividir entre presos y exiliados y la reforma del delito de sedición puede ir acompañado de la sofisticación de otros delitos, como el de desobediencia al Tribunal Constitucional", ha dicho. El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha criticado que el indulto o la reforma del delito de sedición supone "salir de la cárcel por la puerta de atrás".

Indulto sin informes

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, echó la pelota a rodar este lunes en una entrevista en El País en la que admitió que sería "excepcional", pero que el Gobierno podría indultar a los políticos catalanes aún con el informe en contra de la Fiscalía y del tribunal sentenciador, en este caso, el Supremo.

Campo insistió en que el indulto es un "derecho de gracia" que responde a "otras cuestiones", distintas a la evaluación de fiscales y jueces. En ese caso, los  presos del procés tendrían un tratamiento distinto al que el Gobierno ha dado desde enero al 99% de las peticiones que no contaron con el visto bueno de fiscalía y juez y que fueron denegadas.

Para que el Gobierno estudie el indulto, como asegura que hará, antes hay que pedirlo, Los políticos catalanes se han negado a hacerlo ellos mismos, porque sería aceptar la falta y ellos reclaman la amnistía, pero sí han permitido que otras personas lo hagan en su lugar.

Sedición solo con armas

El Gobierno no llegará a la amnistía pero sí podría acercarse en la reforma que prepara del delito de sedición dentro del Código Penal, que podría modificarlo de tal manera que los políticos no deberían haber sido condenados por ello.

En este caso, ha sido el otro socio del Gobierno, Unidas Podemos, quien ha aireado su propuesta de reforma: que no haya delito de sedición si no hay uso de armas.  Según su planteamiento, los líderes del procés deberían quedar en libertad, justo lo que este martes reclamó uno de los portavoces de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens. "Las próximas elecciones catalanas deben celebrarse con normalidad y es una anomalía que haya todavía presos independentistas en prisión". "Necesitamos acabar con esa anomalía", dijo.

Contra esta propuesta ha estallado este jueves Bal, que ha recordado a Calvo que "sus socios de Gobierno dicen que hay que derogar el delito de sedición, tratan de legitimar la convivencia garantizando la anarquía".

De momento, esto no es más que una propuesta de unos de los dos socios del Gobierno, que la otra parte, la socialista, ha minimizado este jueves, señalando que el partido morado no es precisamente un experto jurídico. En todo caso, el debate sigue rodando, cada vez más cerca de las elecciones catalanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento