Descarta volver a presentarse José Manuel Díaz Barreiros, que dimitió tras dos días como presidente de la CEG

El empresario ourensano José Manuel Díaz Barreiros, que dimitió tras dos días como presidente de la patronal gallega, descarta volver a presentarse en las nuevas elecciones que la institución prevé convocar para el próximo 15 de enero.
El nuevo presidente de la CEG, José Manuel Díaz Barreiros
El nuevo presidente de la CEG, José Manuel Díaz Barreiros
EUROPA PRESS

Así lo ha señalado Díaz Barreiros en declaraciones a Europa Press, justo cuando se cumple una semana de los comicios en los que fue elegido por aclamación después de que su rival, el vigués Pedro Rey, retirase su candidatura cinco minutos antes de la asamblea en la confederación de empresarios de Galicia (CEG) iba a desarrollar la votación presencial.

El voto telemático de alguno de los vocales ya se había realizado y la manera en que culminó el proceso, sin votación y con su designación por aclamación, provocó que tres sectoriales y la confederación de empresarios de Pontevedra reclamasen a la organización los datos sobre el escrutinio de los sufragios en remoto. Díaz Barreiros presentó entonces su renuncia, apenas 48 horas después de su elección, según dijo, para salvaguardar la imagen de la patronal.

En declaraciones a Europa Press este martes, tras una semana en silencio y después de que se conociese la intención de la mayoría de los miembros de la junta de vicepresidentes de convocar elecciones el 15 de enero (decisión que no ha contado con el apoyo de Pontevedra), Díaz Barreiros ha asegurado que no va a volver a presentar su candidatura, pese a que se lo han pedido.

"NUNCA HA SIDO MI INTENCIÓN"

"No lo voy a hacer. Nunca ha sido mi intención (presentar la renuncia para volver a ser aspirante en un nuevo proceso electoral). Me lo han pedido, pero yo no he pedido apoyos ni lo voy a hacer", ha subrayado el empresario, al frente de la gestoría Marcelino Díaz en Ourense.

Con todo, donde sí va a permanecer, según ha apuntado, es en el comité ejecutivo como vocal, "defendiendo la institución". Por su parte, compromete "lealtad desde el minuto uno" a quien salga vencedor en las nuevas elecciones.

Sobre su sorpresiva renuncia y las reacciones por parte de algunas asociaciones, ha reiterado los motivos que expuso a través de un comunicado de prensa el pasado jueves: que lo hizo al considerar que "no podía empezar una presidencia en entredicho", después de que "unas asociaciones" (en concreto fueron las sectoriales Asime, Cece Galicia y Cegasal y la provincial de Pontevedra) planteasen dudas sobre cómo se había celebrado el proceso.

Al respecto, ha insistido en que "todo el proceso se llevó en base a la normativa" y ha defendido que llegó "con mucha ilusión" con el objetivo de unificar y apaciguar años de tensiones internas en la patronal gallega, pero ha declinado pronunciarse sobre si cree que no evaluó adecuadamente el nivel de esos enfrentamientos.

Eso sí, ha matizado sus propias declaraciones en la rueda de prensa que dio tras ser aclamado junto al otro candidato ya retirado al afirmar, este martes, que "a lo mejor Pedro Rey debió reconsiderar antes su renuncia", para "que no fuera todo de prisa y corriendo".

En la comparecencia ante los medios de comunicación de hace una semana, recién elegido, Díaz Barreiros entonó el "mea culpa" por un acuerdo que llegó in extremis, cinco minutos antes de la asamblea presencial.

En cualquier caso, el expresidente (cuarto consecutivo que dimite al frente de la CEG en los últimos cinco años) ha rechazado las acusaciones de esas tres sectoriales críticas que hablan de "chapuza" y apuntan como estratega al presidente de la confederación coruñesa y expresidente de la CEG, Antonio Fontenla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento