Si Cataluña encadena malos datos de la Covid en el puente, se verá afectada la celebración de la Navidad, avisa Budó

  • La consellera Budó alerta de que, si la Rt supera la cifra de 0,9, el 7 de diciembre no se pasará a la fase 2 de reapertura.
  • Pide a los ayuntamientos que velen por el cumplimiento de las medidas restrictivas el próximo fin de semana, cuando reciban ciudadanos que se desplacen a sus localidades a pasar los días festivos.
Establecer en 30 km/h la velocidad máxima para circular en estas calles favorece un tráfico calmado.
Centro de Barcelona.
BlueMedia Studio | ARCHIVO

La evolución a peor de los datos epidemiológicos de la pandemia en Cataluña durante los próximos días, y especialmente durante el Puente de la Constitución y la Purísima, puede suponer que "no se pueda preservar la Navidad" tal y como está prevista en el plan de reapertura que lleva a cabo la Generalitat desde el pasado 23 de noviembre. Lo ha asegurado este martes la consellera portavoz del Govern, Meritxell Budó, durante la rueda de prensa posterior al Consell Executiu. Budó ha pedido que, ante el peligro de retrasar la recuperación de la actividad, se restrinja al máximo "la interacción social" durante este puente.  

Los malos datos de este martes, en los que la Rt (la velocidad de propagación del virus) ha subido seis puntos respecto al pasado lunes, hasta situarse en el 0,84, deja en el aire el paso a la segunda fase de reapertura planificada por el ejecutivo catalán para el próximo lunes 7 de diciembre. Esta implica que se aumenten los aforos en comercios, cultura y restauración, la ampliación de las reuniones a 10 personas y, sobre todo, un paso del encierro perimetral de fin de semana de municipal a comarcal. Una Rt por encima de 0,9 es uno de los umbrales epidemiológicos que la Generalitat se ha marcado como "línea roja" sobre la que no avanzar en las fases de reapertura.

La consellera ha insistido este martes en que la ciudadanía cumpla las medidas restrictivas en los municipios donde pasen el puente para "preservar la Navidad" y poder afrontar "el segundo tramo de reapertura" el próximo lunes 
7 de diciembre

Este incremento de la Rt "podría indicar que la tendencia empieza a invertirse otra vez", ha asegurado Budó, por lo que la portavoz ha pedido a los ciudadanos que reduzcan la actividad social y, si se marchan de puente, que se queden en el municipio de destino, respetando el confinamiento perimetral. De paso, ha instado a los ayuntamientos de las localidades en las que pasen el puente los ciudadanos, a "velar" por el cumplimiento de las restricciones vigentes en fin de semana así como el de las medidas de aforo, uso de mascarilla y distancias.

"Todo lo que hagamos durante este puente puede tener consecuencias sobre la Navidad, por ello es importante restringir la actividad social al máximo. Esto no significa que la gente no pueda irse de puente", ha dicho Budó, "si se tiene una segunda residencia o una reserva hecha se puede hacer, pero las medidas de confinamiento municipal se tendrán que cumplir allí también", ha avisado. "Pedimos que se reduzca al máximo la actividad social para evitar una tercera ola. Los datos de las últimas horas nos preocupan porque hasta ahora los teníamos controlados", ha añadido, la consellera.

"Pedimos que se reduzca al máximo la actividad social para evitar una tercera ola. Los datos epidemiológicos de las últimas horas nos preocupan porque hasta ahora los teníamos controlados"

Otro de los datos que preocupan al ejecutivo catalán de cara a esta flexibilización de las medidas restrictivas es el riesgo de rebrote (EPG), el índice de crecimiento potencial de la pandemia, que estaba bajando en Cataluña desde el 23 de octubre, y que ha repuntado este martes volviendo a superar los 200 puntos, con 201, cinco más que el pasado lunes. Lo mismo sucede con los ingresos Covid en las UCI, que bajan a un ritmo muy lento de entre una y tres personas diarias y que este martes se sitúa en 454 (por encima del límite de 300 al que aspira Salut).

Margen hasta el jueves para decidir el salto a la fase 2

Sobre la evolución de los datos epidemiológicos que haga posible el paso a la fase 2 el próximo lunes, Budó ha indicado que el Govern se está dando de margen hasta "el jueves o, como mucho, el viernes" para decidir si se pasa de tramo en Cataluña. La Generalitat tendrá en sus manos los datos decisorios a partir de los cuales se tome una decisión "entre este martes y el miércoles". 

Igualmente, ha insistido en que "si el jueves de esta semana la Rt sigue subiendo, con mucha probabilidad no podremos pasar de fase". De la misma manera, ha querido ser optimista y ha confiado "en que sí que se pueda avanzar en los tramos de reapertura" siguiendo el calendario previsto.

Vergés no ve peligrar el cambio de tramo

En cambio, la consellera de Salut, AlbaVergés, ha dado a entender horas después de Budó que los indicadores epidemiológicos están avanzando «según lo previsto» y que la subida de la Rt registrada no pone en peligro el paso a fase 2 el lunes que viene: «Continuamos con una bajada, que puede ser menos intensa, y ya preveíamos que pudiese aumentar o ralentizarse en los próximos días o la semana que viene».

El president en funciones, Pere Aragonès, ha apuntado a que «las próximas semanas serán decisivas» a la hora de ver el comportamiento que adopta la evolución de la segunda ola de la pandemia. En paralelo a las manifestaciones del Govern, Barcelona acoge este martes los primeros cribados masivos que hasta mediados de diciembre pasarán por seis distritos para detectar positivos entre la población mayor de 16 años asintomática. Vergés ha confirmado que se harán unos 2.000 tests de antígenos al día.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento